El unico modo

para atreverse a cambiar el mundo

DOS VISIONES DE LA ANATOMIA (y del mundo)

En el siguiente video comparamos dos obras artìsticas cuyo argumento es la disecciòn de un cuerpo. El mismo acontecimiento genera en la subjetividad de sus autores las dos visiones distintas del mundo que analizamos.

A)  “La lecciòn de anatomìa del Dr. Tulp” es un òleo sobre tela de Rembrandt del 1632 que le fue encargada por la “Gilda de Barberos y Cirujanos” de Amsterdam y que actualmente se encuentra en el museo “Mauritshuis” de La Haya (Holanda).

LEZIONE DANATOMIA

A lo que hemos dicho en el video agregaremos:

a1- Lo que nos cuenta el cadàver:    Sabemos, segùn informan documentos de la época, que el cadàver de la autopsia perteneciò al célebre forajido Adrian Adrianeszoon, llamado “Het Kind” (El niño) que fue ahorcado en Enero de 1632. El apodo con que se conocìa a este personaje nos sugiere una especie de bandido a la Robin Hood, es decir de aquellos que robaban a los ricos para compartir con los pobres. Estos rebeldes fuera de la ley se gestaron por azar o decisiòn como resultado final de la exclusiòn sistemàtica de los bienes comunes, el aumento demogràfico y la crisis econòmica prolongada que afligiò la mayor parte de la  Europa Occidental hasta bien entrado el siglo XIX. En la novela del escritor andaluz Manuel Fernàndez y Gonzàlez, “Los siete niños de Ecija” (1863) se describen con garbo, pintoresquismo, gracia y elocuencia, las aventuras preñadas de vida y conformes a una moral propia de estos personajes carismàticos y populares.

Hoy sabemos que “el poder radica en inflingir dolor y humillaciòn” (1). En su tarea de conformaciòn del mundo, entre otras cosas, se encarna en los cuerpos que trata de dominar y controlar. Por eso utiliza los de aquellos que osan sustraerse a su imperio para abrirlos, descuartizarlos, ofenderlos con un trato degradante o una exhibiciòn de trofeo; y hasta desaparecerlos como si nunca hubieran existido, como forma extrema de puniciòn y de castigo.

Pero aùn en el degrado y la humillaciòn existen diferentes matices. En Rembrandt se observan algunos signos de respeto o piedad por el cuerpo de Adrianeszoon. Un paño blanco le cubre los genitales. La disecciòn se limita al brazo izquierdo del que el Dr. Tulp prende con una pinza los tendones para mostrar a los estudiantes la mecànica del movimiento de la mano, que imita con la propia. Sabemos sin embargo que en las autopsias se inicia abriendo el vientre para exponer los òrganos internos. Probablemente la sensibilidad del autor nos ahorrò esta visiòn fuerte y que asimila el despojo humano al  cadàver de un animal destripado.

a2- Situaciòn històrica: El siglo XVII fue considerado “de oro” para Holanda que marchò a contrapelo del resto de Europa hundida en la crisis y la paràlisis econòmica. Después de una larga guerra, las provincias unidas del norte habìan lograron independizarse de la potente España. El calvinismo pudo afirmarse entonces como religiòn prevalente de la victoriosa burguesia holandesa. Las comunidades que se identificaban en la nueva fé reformada se consideraban a sì mismas como el nuevo pueblo de Israel, el nuevo pueblo de Dios que habìa celebrado con él un nuevo “Pacto de Gracia”. (La teologìa calvinista asumirà hacia fines del 1600 en Inglaterra la forma del Puritanismo. Este pueblo “elegido por Dios” se convencerìa aun mas a sì mismo cuando entrarìa en la nueva “tierra prometida”: América. )
El clima de tolerancia religiosa, pero sobre todo de libertad para las iniciativas comerciales y econòmicas, atrajo emigrantes de los paìses confinantes que pertenecìan a las minorìas confesionales  perseguidas por la Contrarreforma. De este modo llegaron principalmente a Amsterdam,  los hugonotes franceses, los judìos de España y Portugal y los anabaptistas alemanes entre las minorìas mas importantes y que se asentaron en barrios propios tolerados por la oligarquìa comercial que gobernaba la ciudad.

Amsterdam S, XVI

Amsterdam S, XVI

Patrimonio de estos grupos eran conocimientos de vanguardia en las artes, las ciencias y la técnica que Holanda supo capitalizar. Asì, el modesto puerto de Amsterdam, se convirtiò en uno de los principales de Europa, llegando a concentrar unos 200.000 habitantes al promediar el siglo. El paìs conociò una temprana antropizaciòn ganando tierras al mar, construyendo canales y obras hidràulicas combinadas a instrumentos eòlicos, los famosos molinos de viento que caracterizarìan desde entonces al paìs. Recogiendo, pero sobre todo liberando las competencias (hoy lo llamarìamos “know how”) desarrolladas por los burgueses en toda Europa, en Holanda se pusieron los cimientos de lo que serìa el desarrollo del capitalismo occidental en los sucesivos cuatrocientos años, a saber:

– Creaciòn de las sociedades de capitales por acciones.

-Creaciòn de una instituciòn para capitalizar las empresas, como la Bolsa de Valores de Amsterdam (1609)

-Creaciòn de una empresa especializada en el comercio con Oriente (Compañia de las Indias Orientales (1602), una de las primeras multinacionales de la historia).

-Creaciòn de la Compañìa de las Indias Occidentales (1668) especializada en el comercio de esclavos africanos.

-Construcciòn de enclaves dedicados a producciones especializadas como azùcar, tabaco y Ron.

-Fundaciòn de un polo simétrico para el comercio y la finanza, Nueva Amsterdam (hoy New York) (1625).

-Concentraciòn del comercio de piedras y metales preciosos (una especializaciòn de los inmigrantes hebreos).

-Creaciòn de bancos de inversiòn en las empresas mercantiles.

-Desarrollo de la aplicaciòn de la energìa eòlica principalmente a la navegaciòn y a los molinos; y del carbòn de turba a la metalurgia.

a3- El naciente culto por la ciencia: Rembrandt nos muestra en su cuadro a un grupo de burgueses de los que sòlo el de mayor jerarquìa, el dr. Tulp, se permite conservar el sombrero. Todos lucen elegantes y barrocos cuellos blancos que contrastan con los ropajes oscuros y que evidencian su condiciòn social. Con interés, concentraciòn y respeto, rinden homenaje a la naciente ciencia médica que inicia a destacarse cual rama mas noble y distinguida en el seno de la Gilda (gremio, confraternidad o corporaciòn) de los barberos y cirujanos. Esta pintura es el verdadero testimonio de un rito, el del culto burgués por la ciencia y la tecnologìa, que permitiràn a esta clase social prevalecer sobre todas las otras (aùn sobre la otrora potente nobleza); y que puso en marcha la megamàquina tecnològica que hoy se ha apoderado del mundo.

B)  Analicemos ahora la otra obra, “La recompensa de la crueldad”, el grabado del artista inglés William Hogarth del 1751 que se encuentra en la “Gallery Tate Britain” de Londres:

hogartcompl

b1-Formaba parte de una serie de cuatro grabados llamados “Los cuatro estadios de la crueldad” que describìan las malas acciones cometidas por un personaje ficticio, paradigma de violencia y mala vida: Tom Nero.

“La recompensa….” era el ùltimo de los cuatro estadios y evidenciaba el horrible fin de la crueldad de Nero. Los grabados fueron realizados con una declarada intenciòn moralizante, tanto es asì que al pié se acompañaban con los versetos edificantes del reverendo Townley. Los grabados eran reproducidos en papel y expuestos en talleres, tabernas y cantinas como amoniciòn para sus destinatarios, la “working class”, es decir el proletariado londinense.

A mas de cien años del icono de Rembrandt, esta obra de argumento paralelo presenta notables diferencias que es preciso señalar y contextualizar:

b2- El otrora pujante capitalismo holandès ha sido reemplazado ahora por el inglés; y el rol econòmico financiero que tuviera Amsterdam en el pasado lo tiene ahora, mas de un siglo después, la City de Londres. Como vemos, desde los albores de su historia, el capital supo moverse sin grandes dificultades hacia zonas mas convenientes para su desarrollo. La isla inglesa constituìa un baluarte defendido por el mar contra las pretensiones de los monarcas absolutistas continentales, como los Borbones franceses,  que pretendieran meter cortapisas a los movimientos y maniobras del capital.

La acumulaciòn de recursos y competencias, al promediar el siglo XVIII, produjo la Revoluciòn Industrial inglesa. La naciente industria necesitaba con avidéz abundante mano de obra en las fàbricas, las minas de carbòn y la marina. Precisamente por ese motivo fueron promulgadas leyes que privatizaban los bienes comunes (commons), enajenando y cercando las tierras de pastoreo y los bosques, prohibiendo pescar en los rìos o recoger leña. De ese modo la poblaciòn rural fue obligada a emigrar hacia las ciudades donde tuvo pocas alternativas: emplearse en las terribles condiciones de trabajo de las fàbricas, de los talleres, y de las minas;

Niños elegidos por su baja estatura para el trabajo en las minas

Niños elegidos por su baja estatura para el trabajo en las minas

enrolarse en las naves que surcaban los siete mares; o sobrevivir entre la ociosidad y la minùscula delincuencia. En la novela “Oliver Twist” de C. Dickens encontraremos una acabada descripciòn de estos personajes de algunas décadas después.  A combatir y modelar esta ùltima categorìa se ocupò la acciòn de policìa y el aparato jurìdico con la sanciòn de severas leyes contra la mendicidad y el vagabundaje. Ciudadanos “bien pensantes” como nuestro Hogarth, con sus afiches moralistas bendecidos por la iglesia anglicana, estaban dando orìgen a un nuevo fenòmeno, el de la publicidad modeladora de la conciencia social.

b3-Sin embargo, y en comparaciòn con la obra de Rembrandt, comprendemos que algo ha cambiado en la subjetividad del artista. Cuàl es el cambio que manifiesta el trabajo de Hogarth? Sin duda se trata de la desilusiòn, el desencanto de la promesa salvìfica de la ciencia. Lo que en la “Lecciòn de anatomìa…” era casi el rito de un culto sacro, ahora se ha transformado en la representaciòn grotesca de una comedia. El cadàver no merece ni siquiera el respeto del pudor. Repetidamente es profanado por quién le vacìa un ojo, quién extrae sin ningùn cuidado sus entrañas al punto de dejar librado el corazòn a un perro; quién le corta un pié, ….

hogarth-reward-of-cruelty a3

De este modo la cirujìa y la ciencia médica no son mas que una blasfemia en mano a esos bufones. Los burgueses aquì representados con sus ridìculas pelucas blancas se mueven con total indiferencia e irreverencia frente al cuerpo al que estàn efectuando la autopsia. El maestro, desde lo alto de su rango, indica con un puntero la zona que el cirujano debe cortar; y en la cùspide de su sillòn dos manos se estrechan con el saludo masòn.

hogarth-reward-of-cruelty a2

Han bastado poco mas de cien años para que todas las promesas del protestantismo, del capitalismo, de la ciencia y de la burguesìa de conducir la humanidad a un mundo nuevo se hundan en un naufragio donde solo sobrenadan las aspiraciones de aquellos individuos mas fuertes y mas crueles. Creemos que este es el verdadero mensaje de la obra de Hogarth.-

 (1) G. Orwell “1984”

Bibliografìa:

Eco, Umberto: “Storia della bruttezza” Bompiani, 2007.-

Ruggiero, Vincenzo: “I crimini dell’ economia” Feltrinelli, 2010.-

Enciclopedia Italiana Treccani: http://www.treccani.it/

“BLOW UP” O CUANDO LA VERDAD IRRUMPE

“Conoceréis la verdad y la verdad os hará libres”
Juan 8.32

 

“Si conocer alguna cosa supone siempre participar de ella en alguna forma (aprehenderla), el conocimiento poético se caracteriza porque, desinteresado de los aspectos conceptuales de la cosa pero angustiadamente interesado en el ser mismo de aquélla, procede por irrupción, por salto a, e ingreso afectivo en la cosa, cediendo en ese acto su conciencia de ser sujeto cognoscente, y renunciando a ser “ese alguien que conoce” para sumirse connaturalmente en la cosa deseada y ser-en ella. Más aún: siendo la cosa misma mientras dura el acto de conocimiento poético.”
Julio Cortázar, Imagen de John Keats

blow-up-poster

 

Ayer, por segunda vez en mi vida, y con una fruición decididamente diferente, vi “Blow Up” , (La irrupción) film estrenado en 1966, quizas el mas famoso de Michelangelo Antonioni inspirado al relato “Las babas del diablo” de Julio Cortàzar, narración inclusa en su antología, inquietantemente titulada “Las armas secretas” (1959).
Gozando el film, no pude menos que pensar cuan estrecha, pero sobre todo fructífera, es la colaboración entre las culturas; en este caso la argentina, representada por Cortàzar y la italiana, de Antonioni. Esa intuición recurrente de Julio sobre la existencia de diversos planos de la realidad y de un mecanismo secreto del funcionamiento del mundo (como queda mas explicito en Rayuela) se transforma en la afirmación consciente de Michelangelo de la existencia de una realidad “real” distinta a la aparente. thewall
Blow up es la crítica a una generación –la de los años sesenta- que luchó como todas las precedentes por liberarse de los diversos espejismos con que “el príncipe de este mundo” tiene subyugada a la humanidad, pero su conclusión es pesimista, como si lo considerara un problema que no alcanza a comprometer a las mayorías. Es que Antonioni, probablemente influido por el espíritu desilusionadamente existencialista de su época, dudaba que la verdad sea paciente y que por ello no se imponga; mas bien deje que cada quién madure hasta el grado de buscarla y aceptarla.
Todo esto me llevó a pensar que también la generación sucesiva hizo pasos adelante; y demostró al precio de su sangre la verdadera índole perversa y maligna de algunas ilusiones que llamamos instituciones y que habìan formado parte del ideario social mas sublime.
Renovados actores se asoman hoy al escenario de la historia o, menos solemnemente, a la comedia humana. Mi mas ferviente deseo es que recojan las experiencias de los que los precedieron para desenmascarar las mentiras del falsario y liberarse de sus “babas” en un modo mejor que las generaciones que pasaron antes.
Asì como un bucólico escenario, un campo verde y una pareja en amores pueden revelarse la máscara de un crimen. La visión de un Blow Up, o la de tantos film que en él se inspiraron, puede ayudarnos a buscar la verdad; pero solo la intuición poética, a la que aludía Cortazar, nos la puede revelar en toda su potencia liberadora.-

“BLOW UP” FILM COMPLETO

 

ATRAPADO Y SIN SALIDA

ATRAPADO Y SIN SALIDA O PRISIONERO EN LA TELARAŇA DEL SISTEMA

“Los hombres no son islas” (T. Merton)

Nicholson

 
Cuando en los setenta, con pujante juventud y desbocada inexperiencia militábamos por esa cosa imprecisa pero seguramente buena que llamábamos revolución, nos referíamos siempre y por oposición, a otra cosa nebulosa y mala, no muy bien definida, que llamábamos: el sistema. Pero mas allá de ser el culpable de todos los males, qué era ?, como funcionaba ?, el maldito sistema. Eso no nos quedaba demasiado claro.

Hoy, después de tantas derrotas en este duro oficio de vivir y porque sigue insistiendo en el fondo de nosotros mismos una débil llamita de rebelión, logramos ver, quizás un poquito mas claro, que es esta cosa aborrecible, este mal absoluto, que llamamos sistema..

El sistema no es otra cosa que una gran telaraña de complicidades.
Los hombres de mi generación, criados en suburbios que concluían donde iniciaba el monte, habrán visto mas de una vez las gigantescas y profusas telas que tejían las arañas entre las abras. Algunos “mitaì” (chico en guaraní) sostenian que llegaban a atrapar los pàjaros. Lo cierto es que cuando caia un alguacil, una libélula, una mariposa o una mosca, la gran red vivraba como la terrible cuerda de un instrumento de muerte.

Muy parecido a esas telarañas funciona nuestro aborrecido sistema. Cuando el ejercito israelí -que no mata por error sino por horror- como diría Galeano, asesina un civil en Gaza, la telaraña mundial tiembla y aun si para los que están mas lejos la onda llega débil, sin embargo llega. También cuando en algún lugar desamparado del Chaco o del planeta un niño muere por injusticia o por indiferencia que son sinónimos igualmente homicidas, la tela tiembla.

Pero seamos todavía un poquito mas concretos y revelemos, ademas, el rostro horroroso y cínico del sistema.
Hace pocos días, un amigo virtual, me posteo una info sobre los aviones israelíes obsoletos que compró Argentina para su Fuerza Aérea. La cosa me llenó de curiosidad y como hoy, mas que nunca, el uso de la tecnología depende de lo que nuestra propia brújula interior disponga, empecé a juntar informaciones y entonces miren lo que vino afuera:

-En los primeros días de Julio (en plena ofensiva sobre los palestinos de Gaza) Italia entregó a Israel los 2 primeros aviones Aermacchi M-346 de una serie de 30. Se trata de caza-bombarderos de ultima generación) que servirán a consolidar el poder de las escuadrillas con la estrella de Siòn llamadas Lavi (Leones).
-Los Aermacchi son fabricados por el grupo industrial italiano Finmeccanica ( a la vanguardia en helicópteros, aviones, minas y otras simpáticas tecnologías de exterminio.
-El accionista principal de Finmeccanica es el Ministerio de las Finanzas italiano. Eso significa que el dinero de todos los contribuyentes, incluido el que esto escribe, va a incrementar el capital de una industria bélica de vanguardia especializada en genocidios como el de los palestinos (entre otros).
-El segundo accionista en importancia de Finmeccanica son las fundaciones bancarias ( sistema de cajitas chinas donde se celan intereses económicos que incluyen al Vaticano)
– Argentina, a su vez, compra la chatarra obsoleta israelita y con ello subsidia la industria armamentística.
-En fin, Israel venderá a Italia, a cambio de los M-346, una escuadrilla de drones de propia fabricación que contribuirán seguramente en el desarrollo de la guerra secreta, climática, ambiental y de control psicológico en acto..

Han visto hermanos, toda esta intrincada maravilla de intereses monstruosos que si yo fuera un místico no dudaría en llamar “diabólica” es El Sistema. Y ahora, si el tema les interesa, investiguen por ustedes mismos que es el modo mas idóneo para obtener conocimiento para poder romper …con el sistema.-

m346

PILDORA AZUL O PILDORA ROJA?

PÍLDORA AZUL O PÍLDORA ROJA?

La oligarquía financiera que maneja Occidente sabe bien que la única forma de no perder el control y ganar siempre la partida es ser la dueña de los dos equipos que se disputan la victoria. Por eso no nos traguemos la píldora de los medios de comunicación opositores y oficialistas. La crisis en América y en Europa puso en evidencia que todos los periódicos, las radios, los canales de televisión y hasta muchos cotidianos “on line” forman parte del sistema, que los nutre y engorda con publicidad oficial u oficiosa.  Ambos amagan oponerse, enfrentarse y pelearse, pero ambos hacen parte de una ficción que sirve en realidad para apuntalar la continuidad del sistema.

pildoras

 

EL CONTROL DEL CUERPO FEMENINO

LA MUJER EN ESTA ETAPA DEL CAPITALISMO (Un reportaje a Silvia Federici)

donne_09

El capitalismo consume cuerpos y es la mujer la que los crea. Por eso el tema de la procreación ha sido siempre central en nuestras sociedades que han tratado de controlar el cuerpo de la mujer.
La ilusión de que el trabajo asalariado podía liberar a las mujeres era un engaño del que recién hoy podemos darnos cuenta.
El de hoy es un nuevo tipo de patriarcado en el que las mujeres deben ser dos cosas: productoras y reproductoras al mismo tiempo, una espiral que acaba consumiendo toda la vida de las mujeres.
Hubo una intervención masiva de los organismos globalistas en la agenda y en las políticas feministas con el objetivo de usar el feminismo para promover el neo-liberalismo
No a las mujeres en el Ejército, de ninguna manera

 

Entrevista de Ana Requena Aguilar con la pensadora feminista Silvia Federici, que reivindica que el trabajo reproductivo y de cuidados que hacen gratis las mujeres es la base sobre la que se sostiene el capitalismo.

Silvia Federici (al centro) en un panel sobre el aborto

Silvia Federici (al centro) en un panel sobre el aborto

“Ahora las mujeres tienen dos trabajos -el de fuera de casa y el de dentro- y aún menos tiempo para luchar, y participar en movimientos sociales o políticos”
Silvia Federici (Italia, 1942) es una pensadora y activista feminista, un referente intelectual por su análisis del capitalismo, el trabajo asalariado y reproductivo, siempre desde una perspectiva de género. Profesora en la Universidad de Hofstra de Nueva York, Federici fue una de las impulsoras de las campañas que en los años setenta comenzaron a reivindicar un salario para el empleo doméstico. “El trabajo doméstico no es un trabajo por amor, hay que desnaturalizarlo”, defiende. La escritora está de gira por España: allá donde ha estado las librerías y salas se han llenado para escucharla. Su último libro publicado en español es “Revolución en punto cero. Trabajo doméstico, reproducción y luchas feministas”, publicado por Traficantes de Sueños.
¿Es esta crisis económica una crisis también de igualdad?
Sí, es una crisis de igualdad y que amenaza especialmente a las mujeres. Hay muchas consecuencias de las crisis que impactan en las mujeres de forma particularmente intensa. Por un lado, los recortes de servicios públicos, de la sanidad, de la educación, de los cuidados, las guarderías… eso trae a las casas un montón de trabajo doméstico que todavía siguen haciendo mayoritariamente las mujeres. La mayoría de las mujeres trabajan fuera de casa pero siguen encargándose de este trabajo y tienen que absorber esta parte de tareas que antes eran públicas. Por otro lado, la crisis del empleo y del salario crea nuevas tensiones entre las mujeres y los hombres. Que las mujeres tengan más autonomía ha creado tensiones y un aumento de la violencia masculina. El hecho de que los hombres no tengan el poder económico y al mismo tiempo las mujeres reivindican una mayor autonomía ha creado formas de violencia masculina contra las mujeres que se pueden ver en todo el mundo.
¿En qué momento diría que estamos entonces?
Estamos en un periodo en el cual se está desarrollando un nuevo tipo de patriarcado en el cual las mujeres no son solo amas de casa, pero en el que los valores y las estructuras sociales tradicionales aún no han sido cambiadas. Por ejemplo, hoy muchas mujeres trabajan fuera de la casa, muchas veces en condiciones precarias, lo que supone una pequeña fuente de mayor autonomía. Sin embargo, los lugares de trabajo asalariado no han sido cambiados, por tanto, ese trabajo asalariado significa adaptarse a un régimen que está construido pensado en el trabajo tradicional masculino: las horas de trabajo no son flexibles, los centros de trabajo no han incluido lugares para el cuidado, como guarderías, y no se ha pensado formas para que hombres y mujeres concilien producción y reproducción. Es un nuevo patriarcado en el que las mujeres deben ser dos cosas: productoras y reproductoras al mismo tiempo, una espiral que acaba consumiendo toda la vida de las mujeres.
De hecho, usted dice que se ha identificado la emancipación de las mujeres con el acceso al trabajo asalariado y que eso le parece un error, ¿lo es?
Era un engaño del que hoy podemos darnos cuenta. La ilusión de que el trabajo asalariado podía liberar a las mujeres no se ha producido. El feminismo de los años 70 no podía imaginar que las mujeres estaban entrando al trabajo asalariado en el momento justo en el que éste se estaba convirtiendo en un terreno de crisis. Pero es que, en general, el trabajo asalariado no ha liberado nunca a nadie. La idea de la liberación es alcanzar la igualdad de oportunidades con los hombres, pero ha estado basada en un malentendido fundamental sobre el papel del trabajo asalariado en el capitalismo. Ahora vemos que esas esperanzas de transformación completa eran en vano. Al mismo tiempo sí vemos que muchas mujeres han conseguido más autonomía a través del trabajo asalariado, pero más autonomía respecto de los hombres no respecto del capital. Es algo que ha permitido vivir por su cuenta a muchas mujeres o bien que tuvieran un trabajo, mientras su pareja no lo tenía. De alguna forma esto ha cambiado las dinámicas en los hogares, pero en general no ha cambiado las relaciones entre hombres y mujeres. Y, muy importante, eso no ha cambiado las relaciones entre mujeres y capitalismo: porque ahora las mujeres tienen dos trabajos y aún menos tiempo para, por ejemplo, luchar, participar en movimientos sociales o políticos.
Es también muy crítica con organismos internacionales como el FMI, el Banco Mundial o la ONU. Algunos de ellos publican informes animando a la participación femenina en el mercado laboral, mientras alientan medidas de recorte que perjudican la igualdad y la vida de las mujeres…
Sí y esto es fundamental. Es un error no ver el tipo de planificación capitalista que se está desarrollando dentro del proyecto de globalización. Hubo una intervención masiva en la agenda y en las políticas feministas con el objetivo de usar el feminismo para promover el neo-liberalismo y para contrarrestar el potencial subversivo que tenía el movimiento de mujeres en términos, por ejemplo, de lucha contra la división sexual del trabajo y contra todos los mecanismos de explotación. Por un lado, el trabajo de la ONU fue redefinir la agenda feminista y creo que fueron bastante efectivos. A través de varias conferencias mundiales, por ejemplo, se presentaban así misma como la representación de las mujeres del mundo y de lo que es o no el feminismo. Por otro lado, su otro objetivo era ‘educar’ a los gobiernos del mundo en que algo tenía que cambiar en la legislación laboral para permitir la entrada de las mujeres en el trabajo asalariado.
¿Cómo salir entonces de esa trampa, cómo conseguir reivindicar la igualdad sin caer en esas trampas? Porque, por ejemplo, usted rechaza que las mujeres se incorporen en igualdad a los Ejércitos.
No a las mujeres en el Ejército, de ninguna manera. Hay que tener en cuenta que los hombres también son explotados. Entonces, si decimos simplemente que queremos la igualdad con los hombres estamos diciendo que queremos tener lafemminismo misma explotación que los hombres tienen. La igualdad es un término que congela el feminismo: por supuesto que en un sentido general no podemos estar en contra de la igualdad, pero en otro sentido decir solo que luchamos por la igualdad es decir que queremos la explotación capitalista que sufren los hombres. Creo que lo podemos hacer mejor que eso, hay que aspirar a transformar el modelo entero, porque los hombres tampoco tienen una situación ideal, los hombres también deben ser liberados, porque son sujetos de un proceso de explotación. Por eso no a las mujeres en el ejército, porque no a la guerra, no a la participación en ninguna organización que nos comprometa a matar a otras mujeres, a otros hombres en otros países con el objetivo de controlar los recursos del mundo. La lucha feminista debería decir en ese sentido que los hombres deberían ser iguales a las mujeres, que no haya hombres en los ejércitos, es decir, no a los ejércitos y no a las guerras.
¿Y cómo salir de la trampa en el caso del trabajo asalariado?
Esto es diferente porque en muchos casos el trabajo asalariado es la única forma en la que podamos ser autónomas y no estamos en la posición de decir no al empleo. La cuestión es considerar el trabajo asalariado como una estrategia más para la liberación, no como la gran estrategia para liberarnos. Por ejemplo, en EEUU la cuestión del trabajo reproductivo no se tiene en cuenta para nada e incluso cuando las mujeres luchan por liberarse de las tareas de cuidado eso solo se tiene en cuenta como una forma de que ellas puedan dedicar más tiempo al trabajo fuera de casa. El capitalismo devalúa la reproducción, y eso significa que devalúa nuestras vidas para continuar devaluando la producción de trabajadores. Es un asunto fundamental que no se está teniendo en cuenta. Así que no se trata de decir no al trabajo asalariado sino de decir que el trabajo asalariado no es la fórmula mágica para liberar a las mujeres. Las mujeres no están afuera de la clase trabajadora, la lucha feminista debe estar totalmente imbricada en la lucha trabajadora.
Entonces, ¿qué más estrategias se pueden seguir para conseguir esa liberación?
El trabajo que la mayoría de mujeres hacen en el mundo, que es el trabajo reproductivo y doméstico, es ignorado. Y ese trabajo es la base del capitalismo porque es la forma en la que se reproducen los trabajadores. El trabajo de cuidados no es un trabajo por amor, es un trabajo para producir a los trabajadores para el capital y es un tema central. Si no hay reproducción, no hay producción. Si ese trabajo que hacen las mujeres en las casas es el principio de todo lo demás: si las mujeres paran, todo para; si el trabajo doméstico para, todo lo demás para. Por eso el capitalismo tiene que devaluar este trabajo constantemente para sobrevivir: ¿por qué ese trabajo no está pagado si mantiene nuestras vidas en marcha? La corriente de la que yo provengo vimos que si el capitalismo tuviera que pagar por este trabajo no podría seguir acumulando bienes. Y al menos que lidiemos con este asunto no produciremos ningún cambio en ningún otra plano.
¿Defiende el salario para el trabajo doméstico?
Sí. Muchas feministas nos acusan de institucionalizar a las mujeres en casa porque entienden que esta demanda es una forma de congelar a las mujeres en los hogares, pero es exactamente lo contrario, es la forma en que podemos liberarnos. Porque si este trabajo es considerado como tal los hombres también podrán hacerlo. El salario sería para el trabajo, no para las mujeres.
Sí, pero aún hoy son las mujeres las que hacen mayoritariamente ese trabajo, esa sigue siendo la tendencia a pesar de que ha habido otros cambios, ¿qué haría cambiar esa inercia?
La tendencia es esa porque la ausencia de salario ha naturalizado la explotación. ¿Te imaginas que los hombres hubieran hecho un trabajo industrial gratis durante dos años porque es lo propio de los hombres? Estaría totalmente naturalizado, igual que lo está el trabajo doméstico, que está ligado a la feminidad y a lo que se considera propio de las mujeres. En una sociedad conformada para las relaciones monetarias, la falta de salario ha transformado una forma de explotación en una actividad natural, por eso decimos que es importante desnaturalizarla.
¿Y la forma de desnaturalizarla es precisamente mediante un salario?
Sí, es un primer paso para hacerlo. Pero nunca vemos el salario como un fin, sino como un medio, un instrumento para empezar la reivindicación. Ya solo pedir un salario tiene el poder de revelar toda un área de explotación, de sacar a la luz que esto es un trabajo propiamente dicho, y que es esencial para el capitalismo, que ha acumulado riqueza gracias a ello.
¿No se corre el riesgo de perpetuar así la división sexual del trabajo?
No, es una forma de romperla. Se puede demostrar que la división sexual del trabajo está construida sobre la diferencia salario-no salario.
Sin embargo, en muchos países como España el trabajo doméstico ya está reconocido como tal (no con todos los derechos) y aún así ese trabajo sigue siendo femenino mayoritariamente, es decir, que esté remunerado no ha hecho que los hombres se incorporen a esos empleos. ¿Por qué pensar entonces que pagar por las tareas del hogar hará que los hombres se incorporen a ese área?
En una situación en la que el trabajo doméstico no es reconocido como trabajo y millones de mujeres lo hacen gratis en todo el mundo, las mujeres que lo hacen por dinero están en una situación de debilidad, de no poder negociar mejores condiciones. Yo espero que se construya un nuevo movimiento feminista que una a las mujeres que hacen trabajo doméstico pagado y a las que lo hacen no pagado. Empezar una lucha sobre qué significa este trabajo, reivindicar nuevos recursos al servicio de este trabajo y proponer nuevas formas de organización. Este trabajo se hace separadas las unas de las otras y hace falta unión, nuevas formas de cooperación que nos permitan unir nuestras fuerzas para contestar esta devaluación del trabajo doméstico. La conexión entre mujeres y trabajo doméstico es muy fuerte y no será fácil, pero creo que sí se podrían conseguir cosas. La reivindicación del salario para el trabajo doméstico ha sido muy liberadora porque muchas mujeres podían comprender así que lo que hacían era trabajo y era explotación, y no algo natural.

De ahora en mas

Fuentes: http://www.eldiario.es/economia/engano-trabajo-asalariado-liberar-mujeres_0_262823964.html
http://www.eldiario.es/norte/euskadi/cuerpo-mujer-ultima-frontera-capitalismo_0_260374735.html

main-stream.it

para atreverse a cambiar el mundo

Leonardo Boff

O site recolhe os artigos que escrevo semanalmente e de alguns outros que considero notáveis.Os temas são ética,ecologia,política e espiritualidade.

Proyecto Frankenstein

para atreverse a cambiar el mundo

Espacio de Arpon Files

para atreverse a cambiar el mundo

A %d blogueros les gusta esto: