El unico modo

para atreverse a cambiar el mundo

Archivos en la Categoría: Sociedad de Consumo

realidades asexuadas? LA IDEOLOGÍA DE GENERO CONTRA EL SEXO

Un articulo de
GUILLERMO ANDRADE

La idea subyacente a la “ideología de género” se basa en que el cuerpo no es determinante ni en la vida psíquica ni en la vida social, porque somos de partida seres humanos antes de ser hombre, mujer u otro

elements-n-145-octobre-a-decembre-2012

Ceci n’est plus une femme” [“Esto ya no es una mujer”], titulaba la revista francesa Éléments (nº 145), junto a una foto de, nada menos, Brigitte Bardot, símbolo sexual de una época. Porque, en efecto, al menos según las teorías del género, una mujer puede ser otra cosa que una mujer…, dado que la identidad sexual es subjetiva y que un “ser humano” no tiene por qué definirse en términos de masculinidad o feminidad. Incluso es posible que no deba ser una mujer, de acuerdo a posiciones extremas de la ideología. Pues a diferencia de las teorías científicas, confrontables por definición (más aún, para Karl Popper, el criterio de cientificidad de una teoría es que sea “falseable” o refutable), en este caso se ha llegado a lo que es verdadera y propiamente ideología, si no teología o religión –por definición, no susceptible de discusión. Y ya se saben los estragos que la misma ha hecho en la legislación, en la educación y en los media, en Chile como en otras naciones.

Alain de Benoist (Les démons du bien. Du nouvel ordre moral à l’idéologie du genre) recuerda el origen de la ideología que nos ocupa. La palabra “género” (gender), en el sentido en que se la emplea hoy, nace en inglés en medios ligados a la psiquiatría en los años 1950 y 60. La socióloga Ann Oakley la introduce en el vocabulario feminista en 1972, y los gender studies desplazan a los women studies en las universidades norteamericanas. Judith Butler publica en 1990 su libro Gender Trouble. Feminism and the Subversion of Identity, dando su forma canónica a las “teorías del género”. Cinco años después, en la Cumbre de Pekín sobre la Mujer, organizada por la ONU, la palabra “género” aparece por primera vez en documentos oficiales. En 2011, el Consejo de Europa define oficialmente el género como “los roles, los comportamientos, las actividades y las atribuciones socialmente construidas, que una sociedad dada considera como apropiadas para las mujeres y los hombres” (art. 3c de la Convención sobre la Prevención y Lucha contra la violencia hacia las mujeres). Otros documentos similares, legales u oficiosos, han florecido en todas partes.

page_1

Hostilidad hacia el cuerpo

La ideología del género sostiene que la identidad sexual no depende para nada del sexo biológico, sino de los roles sociales atribuidos a los individuos por la educación o la cultura. Las orientaciones sexuales serían independientes del sexo; el género resultaría exclusivamente de la interiorización social de un cierto número de condicionamientos, “prejuicios” o “estereotipos” adquiridos por efecto de las presiones culturales o sociales. Las diferencias de comportamiento que se observan entre niños y niñas, luego entre hombres y mujeres, se explicarían únicamente por la interiorización de esos estereotipos inculcados desde la infancia. En suma, la diferencia entre los sexos no preexiste a su “construcción social”.

El punto de partida de la teoría, indica Alain de Benoist, reside en una hostilidad radical hacia la “naturaleza”, al cuerpo sexuado en especial. El cuerpo deja de ser el dato inicial a través del cual pertenecemos a la especie. La pertenencia a la especie es desligada de modo metafísico de toda “encarnación”: preexiste al sexo. “La idea subyacente a esta concepción del género es (…) decir que el cuerpo no es determinante ni en la vida psíquica ni en la vida social, porque somos de partida seres humanos antes de ser hombre, mujer u otro” (Tony Anatrella, Gender: les origines et enjeux, 2011). Probablemente se pueda encontrar aquí –agregamos por nuestra parte– el horror gnóstico hacia el cuerpo, impuro y hecho de pecado, como toda la materia, creación del Dios malvado.

En esta perspectiva, prosigue Alain de Benoist, la heterosexualidad no es más que una “construcción sociopolítica” –que, curiosamente, se encuentra en todas las culturas. Así, Judith Butler se fija como objetivo desestabilizar socialmente “el falogocentrismo y la heterosexualidad obligatoria” (!). Eric Fassin declara por su parte, que el objeto de los estudios de género es “pensar un mundo en que la heterosexualidad no sería normal” (Fassin & V. Margron, Homme, femme, quelle différence?, 2011).

Lo que pretenden las teorías del género no es, como alguien podría creer, legitimar la homosexualidad, sino negar la realidad de los sexos y de toda identidad fundada en el sexo. La idea mayor que pretende hacer aceptar es que nada en el hombre está dado o normado de partida, que todo es construido, luego modificable a voluntad en función de nuestros deseos. Las elecciones no se hacen a partir de condiciones preexistentes y la vida social se reduce, por ende, a una negociación entre deseos e intereses particulares. Es el triunfo de la subjetividad: supuestamente, cada uno se construye a sí mismo a su gusto, independientemente de la dualidad de los sexos y de lo social, a partir de la nada y en la suficiencia de sí.

Indiferencia por la diferencia

No se trata ya, por tanto, de liberarse del “patriarcado” o de la dominación masculina –como en generaciones anteriores de feministas–, sino lisa y llanamente de liquidar la diferencia sexual. Monique Wittig declara muy seriamente que hay que “destruir política, filosófica y simbólicamente las categorías de ‘hombre’ y de ‘mujer’”, porque serían “normativas y alienantes” (La pensée straight, 2007). Caroline De Haas, consejera de la ministra de Derechos de las Mujeres en el gobierno de Hollande, combate el “esencialismo” consistente en creer que hombres y mujeres tuvieran una esencia propia, que les daría características específicas y complementarias (Le Monde, 24/8/11). De Haas propone deconstruir “la llamada complementariedad de los sexos” a favor de una “complementariedad indistinta de los seres”.

Una mujer no tendría por qué preferir sus propios hijos a los del vecino, simplemente por el hecho de que son biológicamente los suyos, en tanto “todos tienen el mismo valor moral en tanto seres humanos”, escribe en la misma sintonía Ruwen Ogien (Philosophie Magazine, 2012). Impulsada por la aspiración hacia lo indiferenciado, la ideología del género predica abiertamente la indiferencia hacia las diferencias, comenta Alain de Benoist.

“Uno no escoge su sexo, y no hay sino dos”, escribe el psiquiatra Michel Schneider. Desde el punto de vista de su sexo biológico, gays y lesbianas son, respectivamente, hombres y mujeres como los demás. Lo que los distingue son sus preferencias sexuales, que pueden no ser “normales”, en el sentido en que la heterosexualidad es necesariamente la norma en una especie sexuada –porque son los heterosexuales los que aseguran la reproducción de la especie–; pero son naturales en el sentido de que esas preferencias han existido en todas las latitudes y en todas las épocas, apunta De Benoist. Hay pues sólo dos sexos, pero hay una pluralidad de prácticas, orientaciones o preferencias sexuales. A partir de esta observación bastante trivial, la ideología del género busca hacer creer que hay una multiplicidad de sexos y que se podría permanentemente pasar de una identidad sexual a otra.

Mas el sexo no condiciona solamente los deseos individuales, sino también las conductas y las prácticas sociales. De aquí la noción de “género”, dimensión socio-histórica, cultural y simbólica de la pertenencia al sexo biológico. No es tanto un atributo o una cualidad de las personas, como una “modalidad de las relaciones sociales instituidas” (Irène Théry, La distinction de sexe, 2007). Esta construcción no es unívoca, advierte el pensador francés, pero tampoco es arbitraria, en el sentido que siempre remite a uno u otro sexo. Si el reparto de los roles masculino-femenino sufre la influencia de la sociedad, la identidad sexual depende del sexo fenotípico y del nacimiento. Michel Kreutzer escribe: “no puede haber género… mas que si hay sexo. No se podría concebir la noción de género en un contexto de reproducción asexuada” (De la notion de genere appliquée au monde animal, en Revue du MAUSS, 1/9/12).

Y cómo la etnología se pone al servicio del militantismo, según nos muestra David L’Épée. Se encuentra de nuevo allí el mito del matriarcado primitivo, polígamo y comunista. Sin embargo, observa L’Epée, los más antiguos de esos autores, y especialmente los de la escuela marxista, no apuntaban a la deconstrucción del sexo y se trataba para ellos, más bien, de cuestionar diversas desigualdades (derechos, salario, etc.). Otras feministas, como Louise Michel o Emma Goldman, han predicado la igualdad entre los sexos en la conservación de las especificidades propias de cada uno. Las feministas de la gender theory piensan, en cambio, que son esas especificidades (discriminantes por definición y en su mayor parte creadas por los hombres) lo que habría que liquidar.

comedonchisciotte-controinformazione-alternativa-il-gender-540x330

¿Por qué los sexos?

La reproducción sexuada favorece una variación genética que la reproducción no sexuada no permite. Al favorecer la diversidad, la reproducción sexuada permite eliminar más rápidamente las mutaciones dañinas del stock genético y refuerza la capacidad de los organismos a adaptarse al medio. El sexo es, pues, la condición de la supervivencia de la especie. Pero esto no significa, advierte De Benoist, que tenga como única función la reproducción. La sexualidad humana se distingue de la sexualidad de otras especies superiores por varios rasgos esenciales, y el primero de ellos es la disponibilidad sexual permanente de las mujeres. El placer sexual desempeña entre los humanos un papel más importante que en la mayor parte de otras especies animales. También es un rasgo muy marcado en nuestra especie la importancia determinante de los criterios para la elección de pareja sexual.

¿Acaso no se es un “ser humano” antes de ser “hombre o mujer”? Es lo que sostiene la ideología del género; donde “antes” tiene un sentido temporal. Así, Judith Butler sostiene que el cuerpo es, originalmente, una “materia neutra” –a la manera, recuerda Alain de Benoist, como los teóricos de la Ilustración hacían del espíritu una tabula rasa en el momento del nacimiento. La realidad es que el sexo (XX o XY) se decide desde la fecundación del ovocito por el espermatozoide; es decir, antes de la aparición morfológica de los órganos genitales. El SRY (Sex-determining region of the Y chromosome) determina definitivamente el sexo entre la 6ª y 8ª semana de gestación; los órganos genitales están formados a las 15 semanas de desarrollo embrionario. La testosterona está en relación di recta con la conformación no sólo de esos órganos, sino de los rasgos del rostro y del cuerpo. “No se es humano antes de ser hombre o mujer; la diferencia de los sexos es la diferencia de las diferencias. Funda las otras…”, dice Michel Schneider (La confusion des sexes, 2007). “El espíritu es sexuado, como el cuerpo; tan sexuado como el cuerpo”, sostiene por su parte el neuropsiquiatra Jean-Paul Mialet, agregando: “en la inmensa mayoría de los casos, el sexo del espíritu es el mismo que el del cuerpo” (Sex aequo, 2011). Y Lise Eliot, especialista en neurociencia de la Universidad Rosalind Franklin de la Universidad de Chicago:

“Sí, niños y niñas son diferentes; tienen centros de interés diferentes, umbrales sensoriales diferentes, niveles de actividad diferentes, reacciones emocionales diferentes, capacidades de concentración diferentes y aptitudes intelectuales diferentes” (Cerveau bleu, cerveau rose. Les neurones ont-ils un sexe?, 2011).

Para no anotar una larga serie de diferencias científicamente comprobables, es interesante detenerse en la actitud relativa de hombres y mujeres ante el sexo. Que el hombre sea “más naturalmente polígamo” que la mujer se explica en la perspectiva de la evolución. El “interés procreativo” del hombre le impulsa a tener un gran número de parejas diferentes para maximizar las oportunidades de trasmisión de sus genes, mientras que el de la mujer pasa por establecer con el padre de sus hijos un lazo que garantice su seguridad. En el interés de la conservación de la especie, es sin duda preferible que los machos diseminen sus genes y que las hembras escojan los mejores genes, observa J-P. Mialet. Por ello las mujeres discriminan mucho más en el momento de elegir pareja, lo que aumenta la competencia de los machos para la obtención de hembras.

Deslegitimación de toda forma de autoridad

Un “neofeminismo moralizador y represivo”, en Francia como en otros países, no sólo ha inducido a una hipersensibilidad ante los delitos sexuales (¡Dominique Strauss-Kahn ha sido más criticado por su abuso de una camarera que por haber contribuido al empobrecimiento de millones como director del FMI!), a la feminización de los nombres de funciones (“la presidenta”) o al uso de plurales redundantes (“alumnos y alumnas” y esta perla: “todos y todas”). Ha acompañado en casi todas partes a la modificación del derecho de familia en detrimento de la patria potestad, y en algunas, ya, a la abolición de la trasmisión automática del apellido del padre a sus hijos (Francia, 2004) o incluso a la desaparición de los términos “padre” y “madre” (reemplazadas por “parent 1” y “parent 2” en documentos oficiales ingleses, 2011). La paternidad tiende a ser reemplazada por la “parentalidad” y, de hecho biológico, deviene un juego de roles abierto a todos. Las sociedades se feminizan al mismo tiempo que se infantilizan.

El fin de la función propiamente paternal, provocada por la deslegitimación de todas las formas de autoridad al interior de la familia, tiene un efecto más hondo que la supresión de ciertas “desigualdades” entre los padres. Una sociedad en que el padre no asume más esta función, sea que no quiera, sea que no pueda, es una sociedad que fabrica por millares individuos inmaduros, narcisistas, que no han podido resolver jamás su complejo de Edipo, dice Alain de Benoist. Y Jean-Claude Michéa ha mostrado que esta “reconfiguración antropológica” se ajusta perfectamente a una sociedad capitalista que quiere deslegitimar todas las figuras de la autoridad, a fin de que se generalice ese “nuevo tipo de individuo artificialmente mantenido en la infancia, del que el consumidor compulsivo representa la figura emblemática y cuya adicción al goce inmediato ha llegado a ser el signo distintivo” (Le complexe d’Orphée, 2011). Agrega Michéa: “La civilización liberal es la primera en la historia de la humanidad que tiende a privar al sujeto individual de todos los apoyos simbólicos colectivos necesarios para su humanización y que hace más y más problemática esa separación indispensable de la madre sin el cual no hay autonomía personal concebible”.

© www.elmanifiesto.com

AMANTES ETERNOS

restos_esqueletos_hallados_Mantua_unidos_abrazo_datados_hace_5000_6000_anos3   EL ABRAZO QUE NO CESA

Abrazados desde hace unos 6.000 años los arqueólogos descubrieron a los amantes de Valdaro, Mantua (Italia) en una excavación que arrojó a la luz aquella velada intimidad de otrora.
Fueron los protagonistas neolíticos de una antigua historia de amor a los que la muerte sorprendió unidos ?. Alguien los acomodó después de muertos? Lo último es lo mas probable, aunque quizás a estos interrogantes no se responderá jamas.
Lo poco que si sabemos, es que el hombre, de huesos  grandes y robustos, abraza delicadamente a su amada. Ella lo recambia acariciándole el cuello con dulzura y apoyando sus piernas en las de él. Podemos adivinar también una última e insondable mirada de ojos vacíos antes de partir enamorados hacia el último viaje irrepetible. Muchos ven representado en estos dos esqueletos antiguos al verdadero amor eterno.
Mantua no está lejos de Verona, la ciudad donde Shakespeare ambientó a los protagonistas de aquella otra historia de amor y tragedia: Romeo y Julieta. Aparecen, de vez en cuando,  descubrimientos como este de Valdaro, o el de los amantes de Sumpa (Ecuador) , o los de Teruel (España).

En estos tiempos de bitácoras errantes Y de géneros a la par indefinidos De otras horas nos recuerdan los amantes La fatal pulsión femenina / masculino

Francisco de Quevedo (1580-1645) ha escrito estos versos tan apropiados a aquella imagen:

                   

Cerrar podrá mis ojos la postrera sombra que me llevare el blanco día, y podrá desatar esta alma mía hora a su afán ansioso lisonjera;

mas no, de esotra parte, en la ribera, dejará la memoria, en donde ardía: nadar sabe mi llama la agua fría, y perder el respeto a ley severa.

Alma a quien todo un dios prisión ha sido, venas que humor a tanto fuego han dado, medulas que han gloriosamente ardido:

su cuerpo dejará no su cuidado; serán ceniza, mas tendrá sentido; polvo serán, mas polvo enamorado.

Y para concluir este Soneto de Amor de Lope de Vega (1562 – 1635)

Desmayarse, atreverse, estar furioso, áspero, tierno, liberal, esquivo, alentado, mortal, difunto, vivo, leal, traidor, cobarde y animoso;

no hallar fuera del bien centro y reposo, mostrarse alegre, triste, humilde, altivo, enojado, valiente, fugitivo, satisfecho, ofendido, receloso;

huir el rostro al claro desengaño, beber veneno por licor suave, olvidar el provecho, amar el daño;

creer que un cielo en un infierno cabe, dar la vida y el alma a un desengaño; esto es amor, quien lo probó lo sabe.

1345562054486-amantes

BONDAD DE LAS INSTITUCIONES

La prolongación y la irreversibilidad de la crisis del sistema pone cada vez mas en evidencia la falsedad de sus instituciones y la banalidad de sus pretensiones de superioridad, de sabiduría y de eficiencia.
El Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, y los otros organismos financieros internacionales revelan cada vez mas su verdadero carácter de insaciables criminales usureros. El Estado y el poder político se desnudan mostrando no ser ni democráticos ni representativos de la voluntad popular. La iglesia, atravesada por el escándalo de la pedofilia y del Banco Vaticano, no puede ocultar mas su verdadera índole de ramera corrupta, servil y complaciente . La economía se descubre un instrumento para repartir privilegios y para excluir a las mayorías. Los grandes bloques militares como la OTAN, y con él todas las fuerzas armadas, muestran lo que han sido siempre, instrumentos de opresión de sus propios pueblos y de exterminio de la humanidad. La educación, siempre mas, muestra su verdadero rol de órgano para el control social y la difusión de la ideología de turno; promoviendo a los obedientes y excluyendo al resto. La medicina ha dividido al hombre en partecitas de un rompecabezas incomponible, nos ha enfermado a todos, y nos ha habituado a incorporar sin tregua sus productos farmacológicos, por la mayor parte inútiles. Los medios masivos de (in) comunicación nos aturden con sus engaños, escamoteos y mentiras. Todos juntos nos habituaron a consumir sin medida; consumir créditos, bienes, drogas, productos, fe, modas, ambiente, paisaje, mentiras, estupideces, ideologías. Gracias a ellos el mundo esta siendo cada día mas desgraciado para los pobres, mas neurótico para los ricos, y mas contaminado e invivible para todos. Y en este caso sí, sin excepción de ninguno.-

Bosch

LA ESTACION FINAL PARA LA LOCOMOTORA CAPITALISTA

hal

Ojo de HAL 9000

Hay signos cada vez mas numerosos de que probablemente estemos ante el fin de la sociedad capitalista industrial tal como la conocemos. Esta se basa en el crecimiento indefinido de los bienes materiales (lo que resume la conocida sigla PBI -producto bruto interno).

Propio en estos días se multiplican los indicadores de alarma: Brusco freno del crecimiento en China y corrida a los cajeros automáticos; desocupación cada vez mas elevada en Italia, Francia, España, Grecia, Irlanda y Portugal;   devaluación en Turquía y Argentina; la deuda pública en E.E.U.U. sigue creciendo fuera del control del parlamento que deberá alzar ulteriormente el “techo”; Ucrania esta convirtiéndose en la Siria de Europa; en Egipto no se detienen las protestas contra la dictadura militar, etc, etcétera.

Probablemente el sistema ha comenzado ha desmontarse tal como la gran computadora “Hal 9000” que dirigía la nave interestelar del film “2001 Odisea del espacio“. Sacudones y violencia serán seguramente presentes antes de su total apagón. Ello se traducirá en caìdas abruptas de las bolsas, insuficiencia energética crónica con aumentos drásticos e imprevisibles del precio del petróleo y de los otros combustibles; desastres ambientales y climáticos frecuentes; y, finalmente, el estallido de guerras civiles e internacionales. Todo se concluirá con la corrección – o aun la extinción- de la anomalía antropocéntrica que colocó a los seres humanos como antagonistas de la vida, del planeta y, en definitiva, de si mismos.

La mayoría de los hombres, continuará a dormir –como siempre- y se dará mutuamente la culpa de lo que sucede sin tratar de entender nada; o, peor, dando la culpa al que trate de despertarlos.

La minoría potente y vanidosa pondrá en marcha los mecanismos mas perversos y horripilantes para tratar de perpetuar su dominio.

Pero todo se concluirá con el triunfo del equilibrio y de la vida que se reprenderán su revancha y su sitio como lo hacen desde millones de años sobre este planeta.

Creemos que la siguiente publicación del prof. Bonaiuti puede ayudarnos en la comprensión del momento y del inmediato futuro cargado de presagios.

 

EL FINAL DEL CRECIMIENTO HA LLEGADO

(O también: TECNOCRACIA ESTADIO SUPERIOR DEL CAPITALISMO)

 por Mauro Bonaiuti  http://il-main-stream.blogspot.it/2014/01/un-intervento-di-mauro-bonaiuti.html

El hecho

El 14 de noviembre del año pasado, frente a una audiencia de expertos del Fondo Monetario Internacional que se reunió para su 14 ª reunión anual. Larry Summers, uno de los economistas estadounidenses más astutos e influyentes y  ex Secretario del Tesoro , diò un discurso en muchos sentidos excepcional en que , por primera vez en un contexto oficial , se habla explícitamente de ” estancamiento secular “ o como algunos lo han llamado “Gran Recesión “. Cinco años después de la Gran Crisis del 2008 – dice Summers – a pesar de que el pánico se ha disuelto y los mercados financieros han comenzado a moverse , no hay evidencia de una recuperación del crecimiento en Occidente. the end
El discurso de Summers fue recogido por varias publicaciones financieras (Financial Times , Forbs , y en Italia por Micromega y la República ), así como también por el premio Nobel de economía Paul Krugman , quién, desde hacía algún tiempo presentaba una tesis muy similar desde su blog en el New York Times.(1)
A pesar que el discurso de Summers y la confirmación de Krugman, obviamente, han provocado muchas reacciones , sus afirmaciones no han recibido desmentidas sustanciales , sobre todo de parte de los responsables de las instituciones económicas norteamericanas y occidentales.  Todo entonces parece indicar que la noticia es oficial : la edad del crecimiento estarla realmente terminada y hablar de ello ya no es una herejía.
Como ex hereje , por lo tanto , siento la urgencia de intervenir en un tema que ya he mencionado en mi último libro:  La Gran Transición aunque partiendo de premisas muy diferentes de las de Summers y Krugman.
El análisis del problema

Aclaremos, para empezar, como Summers y Krugman llegan a sus conclusiones. Hay que señalar en primer lugar que , a pesar de algunas referencias a la menor velocidad en la innovación y en el crecimiento de la población , las razones profundas  del declinar de las economías occidentales avanzadas permanecen en segundo plano. El punto de partida de Summers es pragmático . Dado que los flujos financieros representan ahora las interconexiones esenciales para el funcionamiento del sistema económico , el colapso de las finanzas en 2007 ha llevado a una parálisis sustancial del sistema .
Es un poco como si , argumenta Summers, en un sistema urbano repentinamente desapareciera el 80% de la corriente eléctrica. Todas las actividades quedarían paralizadas . Sin embargo, cuando volviera la corriente eléctrica se podría esperar una recuperación de la actividad económica a niveles superiores a los anteriores a la crisis. Sin embargo esta recuperación no se produjo. ¿Cómo se explica esta decepcionante repartida? Según Summers y Krugman , las transformaciones estructurales del sistema han llevado a la tasa natural de interés , es decir, la tasa  que mantiene en equilibrio los mercados financieros y asegura condiciones cercanas al pleno empleo , a ser permanentemente negativa.
Por increíble que pueda parecer, los dos grandes economistas nos dicen que ,para  convencer a las empresas a invertir lo suficiente como para garantizar el pleno empleo , no sólo debemos ofrecerles dinero a costo cero, sino también asegurarles  de que puedan obtener menos útil con respecto a los intereses de los financiamientos proporcionados.
Larry Summers

Larry Summers

En otras palabras, Summers y Krugman nos están diciendo que las condiciones estructurales de la economía son tales que la mayor parte de las empresas esperan que el valor de lo que se produce y se vende sea menor que el costo de producción ( después de la deducción de un pequeño beneficio) . Naturalmente, esto puede parecer un problema en primer lugar de las empresas , excepto que ahora vivimos en una ” sociedad de mercado ” y por lo tanto los ingresos en sus diversas formas , y con ellos las condiciones de nuestra vida material en casi todas sus formas, dependen casi por completo de la posibilidad que la máquina económica siga funcionando.
La tentación tecnocrática

A este punto, aún quién no entienda de economía  puede adivinar que algo potencialmente muy peligroso se puede entrever en la representación del próximo  futuro. La posibilidad de hacer inversiones rentables en realidad es el resorte fundamental del capitalismo . Por eso, decir para convencer a los empresarios a invertir que se les proporcionarán tasas de intereses negativas – y que esto no es un inconveniente lamentable y temporal-, sino ” un inhibidor sistémico de la «actividad económica» significa reconocer implícitamente que el capitalismo ha entrado ahora en una sala geriátrica y que necesitará para continuar a funcionar dosis cada vez mas masivas de droga financiaria.

bubble

Sobre este último punto Krugman es explícito : “Ahora sabemos que la expansión de 2003-2007 fue apoyada por una burbuja especulativa . Lo mismo puede decirse del crecimiento a finales de los años 90 (en relación a la burbuja de la nueva economía ) . De la misma manera también el crecimiento de los últimos años de la administración Reagan fue liderado por una gran burbuja en el mercado privado de la vivienda ” . La conclusión es clara : “no bubble no growth“, es decir , que sin especulación financiera no hay mas crecimiento. El mismo Summers advierte que las medidas adoptadas para regular los mercados financieros podrían ser contraproducentes , rindiendo aún más altos los costos financieros de la empresas.
Por supuesto, Krugman y Summers tienen cuidado de no sacar conclusiones pesimistas sobre la salud a largo plazo del capitalismo. Evitan cuidadosamente ampliar el análisis de las causas del malestar económico e incluir todos los costos sociales y ambientales que no están cubiertos en el cálculo de los indicadores económicos tradicionales .
Krugman

Krugman

Sin embargo, incluso limitando el análisis, el escenario que se presenta es extremamente preocupante y lleno de presagios graves. Este cuadro se clarifica aun mas analizando las propuestas de acción por parte de los dos economistas, que indican la forma en que sería factible reactivar la economía en las nuevas condiciones de una tasa negativa estable de interés .
La primera propuesta suena como una revisión en salsa tecnocràtica de la tradicional receta de recurso al gasto keynesiano. Según Krugman , se podría decidir , por ejemplo, de obligar las empresas a dotar a todos sus empleados de adminiculas como Google Glass ( un tipo de gafas multimediales ) u otras herramientas que les permitan estar conectados permanentemente a Internet. Esta decisión política serla positiva ya que obligaría a las empresas a invertir … Obviamente serían preferibles inversiones productivas , pero en el escenario actual no se puede ser demasiado exigente e incluso los gastos improductivos son mejor que nada.
Pero esto obviamente no es suficiente. Frente a una tasa  permanente negativa de interés se debe ir más allá. Para Krugman  no habría otra manera que reconstruir todo el sistema monetario, eliminando el papel moneda y el pago de tasas de interés positivas sobre los depósitos. ” Significarían nada menos que quitar la capacidad de los ciudadanos de comprar y vender a través del uso del papel moneda (que , por definición, no cuesta nada ) y hacer las operaciones forzosas por tarjeta de crédito, apoyándose necesariamente en las cuentas corrientes en las que sería técnicamente posible hacer pagar un impuesto obligatorio de unos pocos puntos porcentuales al año. De esta manera se obligaría a la gente a gastar más dinero (la riqueza se depreciaría  en realidad permaneciendo inmovilizada en una cuenta donde se pagaría  un interés en lugar de recibirlo ) , lo que permitiría atraer , con las ganancias , las empresas  que se resisten a realizar nuevas inversiones . Otra solución propuesta seria impulsar una tasa de aumento de la inflación que daría lugar a los mismos resultados reduciendo progresivamente el poder adquisitivo de los ciudadanos en una forma subrepticia y más sutil. 
Si estas son las ideas que vienen a la ” conciencia de un liberal ” ( para usar el título de la columna de Krugman ) para hacer frente a la incapacidad crónica del capitalismo actual para crecer , no es difícil imaginar lo que, desde la misma lectura de la realidad ,podría venir a la mente a los que , por tradición , siempre han defendido las respuestas tecnocráticas y autoritarias a las crisis del capitalismo. Es obvio que con esta lógica , todo se justifica , e incluso la libertad mas normal, como la de decidir cómo y dónde invertir los ahorros , se convierte en prescindible en el altar de unos pocos puntos porcentuales del PIB. La perspectiva es clara: todos, queramos o no, participaremos en la alimentación financiera  forzada de la máquina capitalista .
El momento es grave porque no estamos ante una crisis económica mas, por grave que sea;  sino ante un  proceso de desaceleración estructural y , sobre todo, progresiva.
Los rendimientos decrecientes y el imposible retorno al pasado
Si , como creo, las economías capitalistas avanzadas han entrado desde hace mas de cuarenta años en una fase de rendimientos decrecientes , esto no depende sólo de la reducción de la productividad de las inversiones de las corporaciones multinacionales . Estamos frente a un fenómeno de alcance mucho más amplio que incluye la reducción de la productividad de la energía, la minería, la innovación , el rendimiento agrícola y la eficiencia de la administración pública (sanidad , investigación, educación ) , así como una reducción sustancial de la productividad debido a la transición de una economía industrial a una basada en gran medida en los servicios . Y, sobre todo , algo que falta completamente en el análisis de Summers y Krugman , que es un fenómeno evolutivo y , por tanto, en incremento.
Los rendimientos decrecientes , además , no implican sólo una reducción en el rendimiento de la actividad económica, sino más bien , un aumento general del malestar social , debido a que muchos de los costos sociales y ambientales, recaerán como ” factores externos” en las familias y las comunidades , y no se incluirán en el cálculo de los indicadores económicos. Será necesario , por lo tanto , pensar en términos mucho más amplios y no sólo en términos del PIB , para dibujar políticas que generen riqueza y empleo estable resguardando la sostenibilidad económica y ecológica.
En conclusión ,aunque sea un hecho notable en sí mismo que los partidarios del statu quo- ya sea de inspiración keynesiana que neo liberal- estén dispuestos a admitir , pragmáticamente , el ” fin del crecimiento “ , no por ello están dispuestos a admitir  que sus propuestas ,para mantener con vida artificial al sistema , están en ruta de colisión con las libertades democráticas y con la sostenibilidad ecológica.
Allí donde el capitalismo es un asunto serio , como en los Estados Unidos, se reconoce de manera pragmática el problema y se preparan para afrontarlo. Pero también debería comenzar a afectar a aquellos que en la vieja Europa, como en Italia, se ilusionan todavía con la idea de un capitalismo domesticado a un modelo de mercado regulado, que debe producir junto con el empleo, justicia social y sostenibilidad ambiental.
Desde nuestro punto de vista , el pasaje no traumático de la ” gran recesión ” hacia una sociedad sostenible, requiere un replanteamiento mucho más profundo y radical de los valores y las normas de funcionamiento de nuestra sociedad; una ” gran transición ” que deje  atrás este modelo económico y sus problemas – sociales , ecológicos y económicos – creados por la inextinguible dependencia del capitalismo del crecimiento.

Desactivaciòn de HAL 9000 en una de las escenas finales de “2001 Odisea del espacio”

(1)   http://krugman.blogs.nytimes.com/2013/11/16/secular-stagnation-coalmines-bubbles-and-larry-summers/?_php=true&_type=blogs&_r=0

LA ALEGRIA DE SER NADIE

de

reblogueado de http://mariomendozaescritorcolombiano.blogspot.mx/2013/11/la-alegria-de-ser-nadie.html

 

 

La obra se construye arrastrado por fuerzas misteriosas que están muy lejos de la importancia personal.
En medio de un sistema capitalista que promulga a voz en cuello el camino de la auto-satisfacción, los cursos de coaching y liderazgo siempre me han parecido muy perniciosos. Reforzarle a alguien el ego hasta el punto de hacerle creer que es un ser especial que ha nacido para grandes cosas es empezar a destruirlo con un narcisismo perverso que lo conducirá poco a poco al endiosamiento de sí mismo. Tú naciste para algo grande, tú no eres cualquiera, tú serás un faro en medio de la oscuridad, tu destino es dar órdenes y dirigir el rumbo de los demás. Nada más dañino y perverso que el discurso del éxito, del triunfo, de “tú no eres un perdedor”. Lo que el sistema necesita es justamente eso: ponerlos a todos a competir, a darse codazos, a pisotear a los demás sin miramientos de ninguna clase, a convertirlos en bestias y atacarse a dentelladas. El sistema se alimenta de esa actitud mezquina con respecto al otro. Yo estoy aquí para dar órdenes. Yo tengo que ascender. Mi destino es ser el jefe.
Lo que en realidad necesitamos es exactamente lo contrario: cursos de humildad. No estás por encima de los demás, haz la fila como todo el mundo, la ley también es para ti. Correr detrás de un ego henchido fatiga mucho, consume mucha energía, deprime. En cambio, dejar el ego a un lado tranquiliza, relaja, permite disfrutar de la compañía de los otros. Hacer una carrera brillante, alcanzar grandes cumbres, figurar, hacer un capital, todo eso conforma un paquete completo que el sistema nos pone sobre los hombros de un modo angustiante. Dejando el ego a un lado se quita uno de encima semejante fardo y queda ligero de equipaje. Es entonces cuando nos damos cuenta de que no hay mejor modo de encarcelar a alguien que ensalzarlo mucho, porque el otro queda preso de inmediato en unas expectativas que le imponemos como cadenas. Desilusionar es una forma exquisita de libertad.
A veces, después de una conferencia o durante una firma de libros, se me acerca algún neófito a decirme que él o ella también serán famosos algún día, que darán de qué hablar. Y siempre me da tristeza que me digan algo así. Porque significa que lo que los atrae de la literatura es creer que sirve de trampolín para sus egos henchidos. La obra se construye arrastrado por fuerzas misteriosas que están muy lejos de la importancia personal.
La literatura nos enseña lo contrario de lo que fomenta y patrocina el capitalismo. La lectura de ficción es toda una lección de democracia. La historia de Don Quijote, por ejemplo, es, ante todo, la historia de un lector. Un lector que de tanto leer libros de caballería andante decir convertirse él mismo en un caballero andante. Un lector que no quiere demostrar cultura, un lector que no quiere posar en público sobre los libros que ha leído ni tampoco escribir sobre ellos. Un lector que desea fervientemente, y ante todo, vivir lo leído. Y ensilla su viejo caballo, abre la puerta de su granja y sale a experimentar en carne propia todas las imágenes anheladas a lo largo de sus múltiples lecturas. Se trata de un ejercicio de la voluntad: cómo transformar lo real mediante el lenguaje verbal, cómo lograr que las palabras modifiquen nuestra inmediatez.
Es por eso que el cura y el barbero terminan diagnosticando la peligrosidad de la literatura. Se considera que los libros tienen en sí mismos una fuerza que puede subvertir lo real, torcerlo, agujerearlo, metamorfosearlo. La lectura es un mecanismo de transformación profunda de sí mismo y del mundo circundante. Leer es peligroso porque el que lee es muchos, escinde la identidad e ingresa en la multiplicidad. El que lee se reproduce en el espíritu, se desdobla, deviene íncubos y súcubos, aprende metamorfosis prohibidas. El que lee es Rodia Raskolnikov, es Emma Bovary, es Meursault, es Aureliano Buendía, es Héctor Belascoarán Shayne.
Leer es un ejercicio de democracia porque se trata de ingresar en el otro, de pensar desde el otro, de sentir con el otro, de ser otro. Y eso atenta contra las reglas de la identidad, del yo productivo capitalista, del narcisismo económico, del egocentrismo que predica el éxito de un yo todopoderoso. Leer es un ejercicio de emancipación y de resistencia civil en contra de ese yo centrípeto que pretende la glorificación del triunfo individual.
Cuando he sido muchos, cuando he estado en el pellejo de los otros, cuando he sentido de cerca el dolor y la alegría de mis hermanos, cuando he dejado ya de creerme alguien superior a los demás, estoy preparado entonces para trabajar en equipo, para hacer cooperativismo, para unirme a ellos en un abrazo fraterno de esfuerzo compartido. Cuando he dejado de mirarme tanto en el espejo estoy listo para mirar el mundo. Es ahí cuando puedo comprender los ideales de la Revolución Francesa: igualdad, solidaridad, fraternidad. Los demás no están ahí para que yo les dé órdenes, sino para luchar y compartir a su lado hombro a hombro. 
     Por algo Ulises, en La Odisea, decide en un momento crítico llamarse Nadie. No hay estrategia más lúcida y noble que ésa.

main-stream.it

para atreverse a cambiar el mundo

Leonardo Boff

O site recolhe os artigos que escrevo semanalmente e de alguns outros que considero notáveis.Os temas são ética,ecologia,política e espiritualidade.

Proyecto Frankenstein

para atreverse a cambiar el mundo

Espacio de Arpon Files

para atreverse a cambiar el mundo

A %d blogueros les gusta esto: