El unico modo

para atreverse a cambiar el mundo

Archivos en la Categoría: Biografìas

TRES HEROES por José Martì

jose-marti-700x400

 

“Un hombre que oculta lo que piensa, o no se atreve a decir lo que piensa, no es un hombre honrado. Un hombre que obedece a un mal gobierno, sin trabajar para que el gobierno sea bueno, no es un hombre honrado. Un hombre que se conforma con obedecer a leyes injustas, y permite que pisen el país en que nació, no es un hombre honrado.”

 

“Cuentan que un viajero llegó un día a Caracas al anochecer, y sin sacudirse el polvo del camino, no preguntó donde se comía ni se dormía, sino cómo se iba a donde estaba la estatua de Bolívar. Y cuentan que el viajero, solo con los árboles altos y olorosos de la plaza, lloraba frente a la estatua, que parecía que se movía, como un padre cuando se le acerca un hijo. El viajero hizo bien, porque todos los americanos deben querer a Bolívar como a un padre. A Bolívar, y a todos los que pelearon como él por que la América fuese del hombre americano. A todos: al héroe famoso, y al último soldado, que es un héroe desconocido. Hasta hermosos de cuerpo se vuelven los hombres que pelean por ver libre a su patria.
Libertad es el derecho que todo hombre tiene a ser honrado, y a pensar y a hablar sin hipocresía. En América no se podía ser honrado, ni pensar ni hablar. Un hombre que oculta lo que piensa, o no se atreve a decir lo que piensa, no es un hombre honrado. Un hombre que obedece a un mal gobierno, sin trabajar para que el gobierno sea bueno, no es un hombre honrado. Un hombre que se conforma con obedecer a leyes injustas, y permite que pisen el país en que nació, los hombres que se lo maltratan, no es un hombre honrado. El niño, desde que puede pensar, debe pensar en todo lo que ve, debe padecer por todos los que no pueden vivir con honradez, debe trabajar porque puedan ser honrados todos los hombres, y debe ser un hombre honrado. El niño que no piensa en lo que sucede a su alrededor, y se contenta con vivir, sin saber si vive honradamente, es como un hombre que vive del trabajo de un bribón, y está en camino de ser bribón. Hay hombres que son peores que las bestias, porque las bestias necesitan ser libres para vivir dichosas: el elefante no quiere tener hijos cuando vive preso: la llama del Perú se echa en la tierra y se muere, cuando el indio le habla con rudeza, o le pone más carga de la que puede soportar. El hombre debe ser, por lo menos, tan decoroso como el elefante y como la llama. En América se vivía antes de la libertad como la llama que tiene mucha carga encima. Era necesario quitarse la carga, o morir.
Hay hombres que viven contentos aunque vivan sin decoro. Hay otros que padecen como en agonía cuando ven que los hombres viven sin decoro a su alrededor. En el mundo ha de haber cierta cantidad de decoro, como ha de haber cierta cantidad de luz. Cuando hay muchos hombres sin decoro, hay siempre otros que tienen en sí el decoro de muchos hombres. Esos son los que se rebelan con fuerza terrible contra los que les roban a los pueblos su libertad, que es robarles a los hombres su decoro. En esos hombres van miles de hombres, va un pueblo entero, va la dignidad humana. Esos hombres son sagrados. Estos tres hombres son sagrados: Bolívar, de Venezuela; San Martín, del Río de la Plata; Hidalgo, de México. Se les deben perdonar sus errores, porque el bien que hicieron fue más que sus faltas. Los hombres no pueden ser más perfectos que el sol. El sol quema con la misma luz con que calienta. El sol tiene manchas. Los desagradecidos no hablan más que de las manchas. Los agradecidos hablan de la luz.
bolivar-n1

Simòn Bolivar

Bolívar era pequeño de cuerpo. Los ojos le relampagueaban, y las palabras se le salían de los labios. Parecía como si estuviera esperando siempre la hora de montar a caballo. Era su país, su país oprimido que le pesaba en el corazón, y no le dejaba vivir en paz. La América entera estaba como despertando. Un hombre solo no vale nunca más que un pueblo entero; pero hay hombres que no se cansan, cuando su pueblo se cansa, y que se deciden a la guerra antes que los pueblos, porque no tienen que consultar a nadie más que a sí mismos, y los pueblos tienen muchos hombres, y no pueden consultarse tan pronto. Ese fue el mérito de Bolívar, que no se cansó de pelear por la libertad de Venezuela, cuando parecía que Venezuela se cansaba. Lo habían derrotado los españoles: lo habían echado del país. El se fue a una isla, a ver su tierra de cerca, a pensar en su tierra.
Un negro generoso lo ayudó cuando ya no lo quería ayudar nadie. Volvió un día a pelear, con trescientos héroes, con los trescientos libertadores. Libertó a Venezuela. Liberto a la Nueva Granada. Libertó al Ecuador. Libertó al Perú. Fundó una nación nueva, la nación de Bolivia. Ganó batallas sublimes con soldados descalzos y medios desnudos. Todo se estremecía y se llenaba de luz a su alrededor. Los generales peleaban a su lado con valor sobrenatural. Era un ejército de jóvenes. Jamás se peleo tanto, ni se peleo mejor, en el mundo por la libertad. Bolívar no defendió con tanto fuego el derecho de los hombres a gobernarse por sí mismos, como el derecho de América a ser libre. Los envidiosos exageraron sus defectos. Bolívar murió de pesar del corazón, más que de mal del cuerpo, en la casa de un español en Santa Marta. Murió pobre, y dejo una familia de pueblos.
México tenía mujeres y hombres valerosos, que no eran muchos, pero valían por muchos: media docena de hombres y una mujer preparaban el modo de hacer libre a su país. Eran unos cuantos jóvenes valientes, el esposo de una mujer liberal, y un cura de pueblo que quería mucho a los indios, un cura de sesenta años. Desde niño fue el cura Hidalgo de la raza buena, de los que quieren saber. Los que no quieren saber son de la raza mala. Hidalgo sabía francés, que entonces era cosa de mérito, porque lo sabían pocos. Leyó los libros de los filósofos del siglo XVIII, que explicaron el derecho del hombre a ser honrado, y a pensar y a hablar sin hipocresía. Vio a los negros esclavos, y se lleno de horror. Vio maltratar a los indios, que son tan mansos y generosos, y se sentó entre ellos como un hermano viejo, a enseñarles las artes finas que el indio aprende bien: la música, que consuela; la cría del gusano, que da la seda; la cría de la abeja, que da miel. Tenía fuego en sí, y le gustaba fabricar: creó hornos para cocer los ladrillos. Le veían lucir mucho de cuando en cuando los ojos verdes. Todos decían que hablaba muy bien, que sabía mucho nuevo, que daba muchas limosnas el señor cura del pueblo de Dolores. Decían que iba a la ciudad de Querétaro una que otra vez, a hablar con unos cuantos valientes y con el marido de una buena señora. Un traidor le dijo a un comandante español que los amigos de Querétaro trataban de hacer a México libre. El cura montó a caballo, con todo su pueblo, que lo quería como a su corazón; se le fueron juntando los caporales y los sirvientes de las haciendas, que eran la caballería; los indios iban a pie, con palos y flechas, o con hondas y lanzas. Se le unió un regimiento y tomó un convoy de pólvora que iba para los españoles. Entró triunfante en Celaya, con músicas y vivas. Al otro día juntó el Ayuntamiento, lo hicieron general, y empezó un pueblo a nacer. El fabricó lanzas y granadas de mano. El dijo discursos que dan calor y echan chispas, como decía un caporal de las haciendas. El declaró libres a los negros. El les devolvió sus tierras a los indios. El publicó un periódico que llamó El Despertador Americano. Ganó y perdió batallas. Un día se le juntaban siete mil indios con flechas, y al otro día lo dejaban solo. La mala gente quería ir con él para robar en los pueblos y para vengarse de los españoles. El les avisaba a los jefes españoles que si los vencía en la batalla que iba a darle los recibiría en su casa como amigos. ¡Eso es ser grande! Se atrevió a ser magnánimo, sin miedo a que lo abandonase la soldadesca, que quería que fuese cruel. Su compañero Allende tuvo celos de el; y él le cedió el mando a Allende. Iban juntos buscando amparo en su derrota cuando los españoles les cayeron encima. A Hidalgo le quitaron uno a uno, como para ofenderlo, los vestidos de sacerdote. Lo sacaron detrás de una tapia, y le dispararon los tiros de muerte a la cabeza. Cayó vivo, revuelto en la sangre, y en el suelo lo acabaron de matar. Le cortaron la cabeza y la colgaron en una jaula, en la Alhóndiga misma de Granaditas, donde tuvo su gobierno. Enterraron los cadáveres descabezados. Pero México es libre.

hidalgo

El cura Hidalgo

San Martín fue el libertador del sur, el padre de la República Argentina, el padre de Chile. Sus padres eran españoles, y a él lo mandaron a España para que fuese militar del rey. Cuando Napoleón entró en España con su ejército, para quitarles a los españoles la libertad, los españoles todos pelearon contra Napoleón: pelearon los viejos, las mujeres, los niños; un niño valiente, un catalancito, hizo huir una noche a una compañía, disparándole tiros y más tiros desde un rincón del monte: al niño lo encontraron muerto, muerto de hambre y de frío; pero tenía en la cara como una luz, y sonreía, como si estuviese contento. San Martín peleó muy bien en la batalla de Bailen, y lo hicieron teniente coronel. Hablaba poco: parecía de acero: miraba como un águila: nadie lo desobedecía: su caballo iba y venía por el campo de pelea, como el rayo por el aire. En cuanto supo que América peleaba para hacerse libre, vino a América: ¿que le importaba perder su carrera, si iba a cumplir con su deber?: llegó a Buenos Aires; no dijo discursos: levantó un escuadrón de caballería: en San Lorenzo fue su primera batalla: sable en mano se fue San Martín detrás de los españoles, que venían muy seguros, tocando el tambor, y se quedaron sin tambor, sin cañones y sin bandera. En los otros pueblos de América los españoles iban venciendo: a Bolívar lo había echado Morillo el cruel de Venezuela: Hidalgo estaba muerto: O’Higgins salió huyendo de Chile; pero donde estaba San Martín siguió siendo libre la América. Hay hombres así, que no pueden ver esclavitud. San Martín no podía; y se fue a libertar a Chile y al Perú. En diez y ocho días cruzo con su ejército los Andes altísimos y fríos: iban los hombres como por el cielo, hambrientos, sedientos; abajo, muy abajo, los árboles parecían yerba, los torrentes rugían como leones. San Martín se encuentra al ejército español y lo deshace en la batalla de Maipo, lo derrota para siempre en la batalla de Chacabuco. Liberta a Chile. Se embarca con su tropa, y va a libertar el Perú. Pero en el Perú estaba Bolívar, y San Martín le cede la gloria. Se fue a Europa triste, y murió en brazos de su hija Mercedes.
sanmartin

José de San Martìn

Escribió su testamento en una cuartilla de papel, como si fuera el parte de una batalla. Le habían regalado el estandarte que el conquistador Pizarro trajo hace cuatro siglos, y el le regalo el estandarte en el testamento al Perú. Un escultor es admirable, porque saca una figura de la piedra bruta: pero esos hombres que hacen pueblos son como más que hombres. Quisieron algunas veces lo que no debían querer; pero ¿que no le perdonará un hijo su padre? El corazón se llena de ternura al pensar en esos gigantescos fundadores. Esos son héroes; los que pelean para hacer a los pueblos libres, o los que padecen en pobreza y desgracia por defender una gran verdad. Los que pelean por la ambición, por hacer esclavos a otros pueblos, por tener más mando, por quitarle a otro pueblo sus tierras, no son héroes, sino criminales.”
José Martì (publicado en la revista infantil “La Edad de Oro”, 1889)
 

 

Anuncios

SALVADOR ALLENDE, ULTIMO DISCURSO

Allende

El 11 de septiembre de 1973 estalló el golpe de estado militar contra el legitimo presidente de Chile Salvador Allende Gossens.  Había sido pacientemente preparado por la alianza sucia e inicua entre la oligarquía chilena y el imperialismo internacional, dispuestos a defender con la  muerte y la represión de un pueblo sus prerrogativas y privilegios.  Los instrumentos del acuerdo criminal fueron los militares chilenos, que romperían su tradición de respeto al orden constitucional encabezados por el “judas” Pinochet y la C.I.A. norteamericana puesta en movimiento por un tétrico personaje de mentalidad criminosa, el secretario de estado norteamericano Henry Kissinger.

Allende representaba la realización de un sueño para la juventud estudiosa, los trabajadores y los marginados de Chile y de América Latina: la transición pacifica hacia una sociedad mas justa.

Había sido discípulo y admirador en su adolescencia de un zapatero remendón de origen turinés convencido partidario del ideal libertario y pacifista de Tolstoy.  Probablemente en aquél encuentro germinaron sus aspiraciones de solidaridad, de justicia social, de pacifismo y de humana dignidad que determinaron su vida, su carrera política y su sacrificio final.

A continuación reproducimos su último mensaje radial al pueblo de Chile, antes que las balas de sus asesinos lo silenciaran, que continuará a ser por siempre, uno de los mas claros y nobles discursos de todos los tiempos.


ODIO LOS INDIFERENTES

ODIO LOS INDIFERENTES de Antonio Gramsci (*)gramsci

El post de hoy está dedicado a uno de los textos “de combate” y de mayor fuerza emotiva que escribiera Antonio Gramsci en su juventud: “Odio los indiferentes”.  Porqué –se preguntarán los lectores- merece hoy ser recordado este texto y la  memoria de Gramsci ? .
A nuestro juicio él fue uno de los tantos hombres que emprendieron con honestidad y valor el camino de la búsqueda de un mundo mas humano y por eso construido conforme a la justicia.
Desde la perspectiva que nos brinda nuestro tiempo, podemos no coincidir con  algunas de sus elecciones; pero cuando las papas queman y una decisión se hace impostergable, coincidimos con él en que hay que tomar partido, hasta mancharse, o hasta jugarse la vida.
Ser socialista, y aún después comunista, era para la experiencia humana de su lugar y de su tiempo, una de las mas progresistas de las opciones posibles. Por ello Gramsci, que había adherido desde muy joven a la causa de los oprimidos se inscribió al partido Socialista y solo pocos años después se encontraría en la primera fila de los fundadores del Partido Comunista Italiano.
Cuando la historia lo colocó frente a la farsa sangrienta y trágica de la instauración del fascismo, también tomó partido y se contó entre los mas  vehementes opositores de Mussolini. Después de Giàcomo Matteotti, diputado socialista secuestrado y asesinado por los matones fascistas, seria Gramsci el segundo parlamentario alcanzado por la represión del régimen.
Hoy, como en los tiempos de Gramsci, estamos de nuevo delante de un proceso, esta vez ya no nacional sino global y aparentemente irrefrenable, orientado a anular las conquistas sociales del pasado, las libertades democráticas esenciales y los derechos humanos indispensables.
Pero las técnicas han cambiado. Hoy no se nos presenta la burda máscara gesticulante   de un Hitler o de un Mussolini. Ni siquiera en la versiòn devaluada de un Franco, un Pinochet o un Videla que con rostros beligerantes nos advierten de la “dureza” del régimen. Tampoco la sonrisa suficiente, paternal y acogedora de un Stalin o de un Mao o de un Papa,  cargadas de paternalismo y comprensión para los “errores ideológicos o doctrinales” de sus “camaradas o fieles” que siempre necesitan ser tutelados o castigados como niños, hijos de un padre castrador y autoritario.

maopapafraStalin

Hoy, el neo fascismo  burocrático  que se llama “Nuevo Orden Mundial (N.W.O.)” y que se está instaurando decidido desde los años 90,  asume un aspecto impersonal, inaprensible  y fantasmagórico.
Un comando central y anónimo dirige. Los políticos y los banqueros obedecen e implementan sus órdenes.  Pero los motivos o las causas son siempre oscuros, imprecisos: Asì nos repiten que “son las reglas del mercado o de la economía las que nos imponen los sacrificios”;  “nos  obliga el aumento del “spred” (margen de interés), “el país o su deuda han sido “declasados” por las agencias de rating“; “los controles son por la seguridad de los ciudadanos o de la nación”; “suspendemos los derechos civiles y las libertades esenciales porque estamos en estado de emergencia o porque hay que prevenir el accionar terrorista”, etcétera.
Este neo fascismo, igual que antes las potencias coloniales, lleva la guerra a todos los lugares donde tiene intereses económicos (o sea potencialmente a todo el mundo); pero los motivos que declara son siempre “humanitarios”, “anti dictatoriales”, “pacifistas”, verdaderamente hipócritas en definitiva. Posee también el ejército mas potente del mundo y su objetivo no son los otros bloques de poder, sino su propio pueblo, sobre el que tiene que imponer su dominio y la obediencia mas absoluta y mas impersonal .
En esta situación “kafkiana”, las personas son acorraladas, oprimidas, asfixiadas, por un sin fin de leyes, reglamentos, ordenanzas, prohibiciones, disposiciones, vencimientos, controles,…que las alienan de los bienes comunes, de los derechos esenciales, de la socialidad con los otros, pero sobre todo, del placer de vivir, de la convivialidad.  De este modo precipitan en el individualismo mas extremo, en la lucha incesante con sus pares, en el aislamiento, en la enajenación, la depresión, y en la neurosis.
Y los intelectuales ?  Como se comportan aquellos que tendrían que ser la vanguardia, los vigías del pueblo?   Muchos, sobre todo los que se consideran en “carrera”, los arribistas, se incorporan decididos al “stablishment” , convencidos o menos lo tutelan  -aun cuando nadie se los pida- ; adhieren al discurso único hegemònico y tratan de pasarla bien.  Este fue otro de los logros de la doctrina neo conservadora liberal, del pretendido “fin de la historia y de las ideologías”: enajenar los intelectuales de la causa popular y de la búsqueda de la justicia.
Pocos son, hoy en día, los intelectuales honestos que nos advierten, como otrora Gramsci, qué clase de peligro nos  amenaza; y por eso, con él, odiamos a los indiferentes.-

ODIO LOS INDIFERENTES

“Odio a los indiferentes. Creo, como Federico Hebbel(1), que “vivir quiere decir tomar partido”. No pueden existir los únicamente hombres, los extraños a la ciudad. (2) Quien vive verdaderamente, no puede no ser ciudadano y partidario. Indiferencia y abulia son parasitismo, son cobardía, no son vida. Por eso odio a los indiferentes.

La indiferencia es el peso muerto de la historia. Es la bola de plomo para el renovador, es la materia inerte en la que se ahogan los entusiasmos mas refulgentes. Es el pantano que rodea la vieja  ciudad y la defiende mejor que los muros mas sólidos, mejor que los pechos de sus guerreros, porque devora en sus vorágines limosas los atacantes y los diezma, y los desalienta, y a veces los hace desistir de su empresa heroica.

La indiferencia actúa potentemente en la historia. Actúa pasivamente, pero actúa. Es la fatalidad; es aquello sobre lo que no se puede contar. Es aquello que sacude los programas, que hace fracasar los planes mejor concebidos. Es la materia bruta que se revela a la inteligencia y la destroza. Lo que sucede, el mal que se abate sobre todos, el posible bien que un acto heroico (de valor universal)  puede generar no se debe tanto a la iniciativa de los pocos que actúan, cuanto a la indiferencia, a la ausencia de muchos. Lo que sucede, no sucede tanto porque algunos quieren que ocurra cuanto por que la masa de los hombres abdica a su voluntad, deja hacer, deja amontonar los nudos que después solo la espada podrá cortar. (3) Permite promulgar las leyes, que después sólo la revuelta hará abrogar. Deja subir al poder a hombres que sólo un amotinamiento conseguirá luego derrocar.

La fatalidad que parece dominar la historia no es otra cosa que la apariencia ilusoria de esta indiferencia, de este estar ausentes. Los hechos maduran en las sombras, pocas manos, no vigiladas por ninguno, tejen la tela de la vida colectiva; y la masa ignora porque no se preocupa. Los destinos de una época vienen manipulados según la visión restringida, los fines inmediatos, de las ambiciones y pasiones personales de pequeños grupos activos que la masa de los hombres ignora porque no se preocupa. Pero los hechos que han madurado germinan; la tela tejida en la sombra llega a realizarse; y entonces parece que sea la fatalidad a atropellar a todos y a todo; parece que la historia no sea otra cosa que una calamidad natural; una erupción, un terremoto, del que son victimas todos: quién ha querido y quien no ha querido; quien sabia y quien no sabia; quien estaba activo y quien indiferente. Y este último se irrita, querría sustraerse a las consecuencias, querría que quedase claro que él no quería, que él no es responsable. Algunos lloriquean piadosamente, otros blasfeman obscenamente, pero nadie o muy pocos se preguntan: ¿ Si yo también hubiese hecho mi deber; …si hubiese tratado de hacer valer mi voluntad y mi opinión, habría pasado lo que ha pasado? Pero pocos o ninguno se culpan de su indiferencia, de su escepticismo, de no haber prestado sus brazos y su apoyo a aquellos grupos de ciudadanos que, justamente, para evitar tal mal combatían persiguiendo un bien en su lugar.

La mayor parte de ellos, en cambio, cuando los acontecimientos se han producido, prefieren hablar del fracaso de los ideales, de programas definitivamente fracasados y de otras similares cosas disgustosas. Renuevan asì su ausencia de cada responsabilidad. Y no porque ahora no vean claro en los acontecimientos; o porque a veces no sean capaces de imaginar bellìsimas soluciones a los problemas mas urgentes. Pero estas soluciones quedan bellamente infecundas, porque este contributo a la vida colectiva no esta animado de alguna luz moral; es el producto de mera curiosidad intelectual, no del urgente sentido de una responsabilidad histórica que quiere a todos activos en la vida; que no admite agnosticismos ni indiferencias de ningún tipo.

Odio a los indiferentes también por esto: porque me fastidia su lloriqueo de eternos inocentes. Pido cuentas a cada uno de ellos sobre  cómo han desempeñado la tarea que la vida les ha puesto y les pone diariamente por delante; qué han hecho, y especialmente, qué no han hecho. Y me siento en el derecho de ser inexorable y en la obligación de no derrochar mi piedad, de no compartir con ellos mis lágrimas.

Tomo partido, vivo, siento en las conciencias viriles  de mis partidarios el pulso de la actividad de la ciudad futura que los de mi parte están construyendo. Y en ella la cadena social no pesa sobre unos pocos; en ella cada cosa que sucede no se debe ni al caso ni a la fatalidad, sino que es la obra inteligente de los ciudadanos. No existe en ella ninguno que se acode a la ventana a mirar mientras unos pocos se sacrifican, se desangran en el sacrificio, mientras que aquél que esta en la ventana, al acecho, pretende utilizar el mínimo bien que procura la actividad de aquellos pocos; y desahoga su desilusión vituperando al sacrificado, al desangrado, porque no logró su intento.

Vivo, tomo partido. Por eso odio a quien no toma partido, odio a los indiferentes.”

11 de febrero de 1917

Traducción de: LA CITTA’ FUTURA” scritti 1917-1918, a cura di Sergio Caprioglio, Einaudi, ( 1977)

(1). Friedrich Hebbel, “Vivir significa tomar partido” pensamiento publicado en el “Grido del Popolo” del 27 mayo 1916.

(2) La ciudad a la que refiere Gramsci es la “polis” griega, de donde deriva la palabra política. De ahí ocuparse de la ciudad quiere decir ocuparse de su vida, de la política.

(3) Se refiere al nudo Gordiano, que nadie era capaz de deshacer. Alejandro Magno resolvió el problema cortándolo con la espada.

“La poesia es un arma cargada de futuro” poema de Gabriel Celaya en la interpretaciòn de Joan Manuel Serrat

(*)NOTA BIOGRÁFICA :

Antonio Gramsci (Ales, Cerdeña, 1891- Roma 1937) fue un político, periodista, escritor y filósofo italiano que se caracterizó desde su primera juventud por perseguir un pensamiento libre y la justicia social.

Estudiante de letras en la universidad de Turín, adhirió a la Federación Juvenil del Partido Socialista, para la que publicó algunos textos de formación política y de propaganda como el que hoy traducimos y presentamos. Fue exonerado del ejército a causa de un accidente de infancia que le comprometió la columna y la salud para toda su vida; pero no le ahorró  vivir los acontecimientos históricos impactantes del primer cuarto del siglo XX:  la 1ª guerra mundial, la revolución bolchevique, y el nacimiento del régimen fascista.

En 1921 fue uno de los principales promotores de la creación del Partido Comunista Italiano que nació como una escisión del Partido Socialista. La radicalizaciòn de izquierda seguía, simétrica, la del ala derecha del viejo tronco socialista que dio origen al partido Fascista de Benito Mussolini.

En abril de 1924 Gramsci fue elegido diputado al parlamento del entonces reino de Italia. El 26 de mayo de 1925 pronunció su primer y único discurso parlamentario contra el ex compañero de partido, y ahora Primer Ministro, Benito Mussolini. Con Mussolini_2_web--400x300indignación moral y con temerario coraje lo acusó de ser “el típico concentrado del pequeño burgués italiano, rabioso, feroz mescolanza de todos los residuos sociales dejados sobre el suelo nacional por tantos siglos de dominación extranjera y de los curas. No pudiendo ser el jefe del proletariado se transformó en el dictador de la burguesía, que ama los rostros feroces…”( ) Mussolini no le perdonaría jamás estas palabras.

En noviembre de 1926 Gramsci fue arrestado violando su inmunidad parlamentaria. Acusado de apología del crimen y actividad conspirativa, fue condenado, al margen de toda legalidad, por el Tribunal Especial Fascista en febrero de 1927 a 20 años, 4 meses y 5 días de reclusión. Así lo había solicitado el Fiscal acusador con una frase que pasaría a la historia: “Por veinte años tenemos que impedir a este cerebro de funcionar.”

La cárcel agravará el estado de salud siempre precario de Gramsci. De todos modos este se empeñará por continuar su trabajo intelectual plasmado en los famosos “Cuadernos de la Cárcel”. Desde lejos, Stalin también lo controlaba y lo temía debido a su anti dogmatismo y apertura intelectual.

gramsci-in-carcere

Foto del prontuario carcelario de Gramsci

Después de 10 años de prisión, sabiéndolo moribundo, el régimen le concederá la libertad vigilada prevista por el Código Penal en estos casos. Antonio Gramsci morirá el 27 de abril de 1937, a 46 años,  a causa de un derrame cerebral.

Fuentes:

1) http://www.treccani.it/enciclopedia/antonio-gramsci/#

2) http://www.antoniogramsci.com/cittafutura.htm

HOMENAJE AL PRESIDENTE HUGO CHAVEZ

COMANDANTE CHAVEZ   ¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!

«Hay hombres que luchan un día y son buenos; hay otros que  luchan un año y son mejores; hay quiénes luchan muchos años y son muy buenos;  pero están los que luchan toda la vida.  Esos son los imprescindibles»                                                   Bertolt Bretch

                                                                                    hugo_chavez_02abr07

El 5 de marzo de 2013 llevará por siempre el triste estigma de haber sido el día de la muerte del Comandante Hugo Chavez.

La humanidad ha perdido uno de esos hombres imprescindibles que marcan toda una época y que sacan de la gris monotonía la existencia de muchísimos otros hombres; uno de esos seres providenciales que impulsan a los otros, sus hermanos,  a levantar el vuelo para perseguir una moral distinta y para atreverse a transformar  el mundo.

Fue un militar de aquellos que comprendieron la enorme responsabilidad de llevar un arma y que jamás la usaron para ofender a ninguno sino solo para defender la integridad de su proprio pueblo.

Hundiendo en la historia las raíces de su acción, fue a buscar en ese otro gran compatriota, Bolívar, la inspiración para idear su revolución socialista bolivariana; una revolución pragmática y peculiar que no tomó ideas prestadas de ninguna otra.

Lejos de teorizar o de querer encuadrarse en elaboraciones abstractas, Chavez persiguió la justicia social aplicando las medidas que su buen sentido le indicaba. Persiguió la unión de los países de América Latina, el socialismo entendido como justicia social y no como rígida doctrina y el anti imperialismo que significa igualdad y dignidad para todos los pueblos sin tener que inclinarse ante ningún potente.

También fue un tenaz opositor de la globalización impulsada por los paìses imperialistas y por el poder financiero internacional, que supone un mundo inicuo con pocos que poseen todo y tantos desposeídos hasta de lo imprescindible.

EL CARACAZO

Para entender a Chavez es necesario hablar del “Caracazo” del 27 de febrero de 1989, que fue una sublevación popular contra el gobierno de Carlos Andrés Pérez.  El obediente presidente Pérez, siguiendo las ordenes del Fondo Monetario Internacional (F.M.I.) y de Washington, impuso una política económica neo liberal a ultranza con su clásico efecto de enriquecer a los ricos y de hundir a los pobres siempre mas en la miseria. Inmediatamente provocó el abrupto encarecimiento de todos los productos de primera necesidad golpeando duramente a los mas desheredados de Venezuela.

En la capital, Caracas, la población de los “ranchos” (barrios pobres de la periferia) salió masivamente a protestar y asaltar supermercados.  El gobierno respondió con un baño de sangre, ya que la bárbara  represión policial y militar  costó, según fuentes confiables, mas de 3.500 muertos.

Semejante matanza contra el propio pueblo, contra sus propios hermanos, encendió la rebelión de algunos oficiales entre los que se destacaba el capitán Hugo Chavez, quien califico la represión de “genocidio”. Chavez  había fundado en 1983 el Movimiento de oficiales bolivarianos, inspirado en la figura del prócer nacional venezolano y libertador de América, Simón Bolívar.

EL ESTALLIDO SOCIAL DEL “CARACAZO”

 

UN HOMBRE DIGNO

De la hombría de Chavez, de su decantada humanidad  y de su épico valor , también nos hablaron los episodios sucesivos de su vida.

Cuando el fracasado tentativo de golpe de estado de 1992 contra el gobierno de Pérez, el entonces Coronel Chavez se asumió la plena responsabilidad de lo acaecido cubriendo a sus compañeros y subordinados.  Gracias al tenaz y amplio movimiento popular que luchó por su liberación purgó solamente dos años de cárcel y fue amnistiado en 1994.

En abril del 2002, cuando era presidente democrático electo de Venezuela,  estalló un golpe militar en su contra del que participaron la cúpula de las fuerzas armadas, organizaciones empresarias, sindicales, la jerarquía de la iglesia católica, el principal monopolio radio-televisivo y algunos partidos de oposición, que contaba ademas con la colaboración activa de los gobiernos de EEUU y de España.  Estos últimos dieron inmediato reconocimiento a las autoridades surgidas del golpe.

Chávez, para evitar la guerra civil, cedió a los golpistas que lo arrestaron inmediatamente. El pueblo de Caracas primero, y de toda Venezuela después, al conocer la noticia abandonó sus “ranchos” para volcarse masivamente a circundar los cuarteles y los palacios del gobierno exigiendo la liberación de Chavez.

Se calcula en mas de seis millones la cantidad de personas que se movilizaron activamente en el país y que finalmente, pese a la represión y a  centenares de muertos, lograron la liberación de su líder restableciéndolo en el poder.

En la personalidad y en la psicología de Chavez, influyó seguramente su niñez, que es la verdadera horma de todos los hombres. Nació en Sabanera, estado de Barinas, al oeste de Venezuela, el 28 de julio de 1954 y  demostró siempre su León natal. Este pueblecito, en aquellos años, tenia una escasa población y estaba en medio de una naturaleza desbordante entre la Cordillera Nevada al noroeste y los llanos al sudeste. Podemos imaginar los juegos entre los cañaverales, las escapadas a la hora de la siesta a nadar en el río La Isla (un afluente del Apure) y los juegos bélicos entre las bandas rivales de los numerosos niños sabaneros que despertarían su vocación militar y que orientarían al joven Chavez hacia la Academia Militar.de Fuerte Tiuna.

La relación con los numerosos animales que poblaban las infancias de aquellos años, la familiaridad con perros, gatos, burros, caballos, pájaros, peces, la frecuentación del lento río que discurría en la llanura, la sensación de la lluvia en la cara, el desafío de treparse a añosos y corpulentos árboles; la luz de los relámpagos que iluminaban trémulos las noches en verano; el barro áspero y caliente en las manos y en los pies; la visión sobrecogedora de la bóveda oscura plagada de estrellas en las noches sin luna;  la simpatía o la rivalidad con otros niños;  la fe inconmovible en el amigo con el que se compartían juegos y desafíos;  y las lecturas de autores malditos cuando no prohibidos, terminaron de dar forma a la  acendrada humanidad de Chavez.

EL DRAMA DE VENEZUELA

Venezuela es un país con una geografía grandiosa, opulenta. Tiene mares, montañas, llanuras, mesetas, selvas y magníficos ríos. La naturaleza la bendijo con todo esto y, además, con la mayor reserva petrolífera del mundo. Y este don de riqueza, que debería ser su felicidad y su alegría, es la causa de tantos pesares y el verdadero drama de Venezuela.

En el siglo XX, pero también en lo que va del XXI, el oro negro despertó la avidez de las potencias que tienen un rapaz- águila o leopardo- como  arcano símbolo de su verdadera índole. Y asì, lo que debería ser causa de bienestar y regocijo, es en cambio motivo para los mayores males. Por eso, lo que es el drama de Venezuela, lo es también para otros países, véanse por ejemplo los casos del desgraciado Irak, desquiciado por mas de tres guerras; de Arabia Saudita, oprimida por una monarquía anacrónica y reaccionaria; y de la Libia, que empieza a ser repartida entre sus agresores por citar algunos casos.

Por estos motivos, las acusaciones de “populismo autoritario” con las que se detractò a Chavez, si fueran ciertas no pueden menos que justificarse en el marco de una situación tan delicada.

Sus opositores, especialmente su último y doblegado rival, Henrique Capriles, no harán que reeditar el proyecto de colonia, para que se adueñen nuevamente de Venezuela las grandes corporaciones y países imperialistas de este mundo.

MUERTE DE UN LÍDEREl Adiòs emocionado de su pueblo

Este hombre digno, que trató de mantener su país al reparo de la maldición de poseer petróleo, que trató de recorrer el camino de una revolución pacifica hacia una distribución mas ecua de los recursos de madre naturaleza, que bregó por la soberanía política de Venezuela y por su independencia de los imperios de turno, fue acosado y jaqueado por sus enemigos internos aliados a sus enemigos  externos.

Con coraje personal y con el apoyo de la mayoría desposeída de la población logro superar encarcelamientos y golpes de estado; y por cuatro veces se impuso en elecciones limpias y democráticas a sus oponentes. También fue la “punta de diamante” de los gobiernos hermanos de América Latina.

Por todo esto, no podemos menos que compartir las palabras del vice presidente de Venezuela, Nicolás Maduro cuando afirmó que “el presidente Chavez ha sido objeto de un ataque por parte de los enemigos históricos de Venezuela”, y que es parte de la “larga lista de complot contra el líder bolivariano desde cuando asumió el poder, catorce años atrás, el 2 de febrero de 1999.”

Esta afirmación de Maduro denuncia una acción análoga a la que se habría seguido contra el primer presidente de Palestina y líder de la OLP Yasser Arafat, quién habría sido envenenado con un isòtopo radiactivo por los servicios secretos de Israel, el  malfamado Mossad, lo que lo enfermó y le produjo la muerte.

Ahora Chavez ya no está mas. Esperemos que muchos venezolanos y otros hombres se apresten a ocupar su puesto y que sean verdaderas las palabras de su sucesor cuando afirmó que “Los que mueren por la vida no se pueden llamar muertos”.

 

Comandante Chavez lo despedimos con un…Hasta la victoria siempre !!!

Hemos agregado este video de Oliver Stone que explica a Chavez (y a otros presidentes latinoamericanos) desde una visión que creemos no podrá ser tachada de parcial.

GIORDANO BRUNO

La lucha por la libertad de pensamiento, la batalla por la libre expresión, serán siempre actos necesarios de cada hombre que se respete y quiera conservar su dignidad. En este sentido el ejemplo de Bruno recobra todo su valor y actualidad, ya que nos sirve de advertencia en un presente donde los  mitos del consumo, de la tecnología, de la seguridad, del orden, amenazan –una vez mas- blindar el pensamiento. Y este es, perpetuamente, el objetivo del poder. Un poder que muda en el tiempo de ropajes y que en la época de Bruno se identificaba con la monarquía,  la iglesia y el papado; pero que persigue dominar con el oscurantismo, el dogmatismo, pero sobre todo con el miedo.

GIORDANO BRUNO EL HOMBRE QUE PREFIRIÓ MORIR ANTES QUE RENUNCIAR A SUS IDEAS

“No sé cuándo, pero sé que muchos hemos venido en este siglo para desarrollar las artes y las ciencias, y colocar las semillas de la nueva cultura que florecerá, inesperada, imprevista, justo cuando el poder se ilusionará de haber vencido”  G.B.

234px-Giordano_Bruno_Campo_dei_Fiori

Estatua de Giordano Bruno en Plaza Campo de Flores (Roma)
Lugar donde fue quemado por la inquisición el 17 de febrero de 1600

Giordano Bruno, pinceladas de vida y pensamiento

El 17 de febrero de 1600 un hombre frágil, dolorido y aterido de frío era desnudado, subido a un patíbulo  y atado a un palo en la cima de una pira en plaza “Campo de’ Fiori” a Roma.  Hasta el último momento había rechazado a los “consoladores” y  la promesa de una ejecución veloz a cambio de abjurar a sus ideas. Finalmente, el verdugo le colocó la dolorosa y humillante “mordacchia” (1) y encendió la hoguera.

Siete años habían pasado desde que lo detuvieran en Venecia. Siete años  en que lo trasladaron a las mazmorras vaticanas del Palacio del Santo Oficio.  Siete años de proceso infinito e incesantes torturas infligidas por el tribunal del Santo Oficio o “Inquisición” para doblegarlo y hacerlo renunciar a sus ideas.  Porqué enfrentar tantos sufrimientos para defender sus convicciones?  Porqué no hacer como Galileo, que prefirió negar la evidencia antes que pagarla con la vida? .

No. El pensamiento de Giordano Bruno no puede ser separado de su vida personal y de su trágico final. Su conducta tiene sentido como máxima expresión de toda la cultura del Renacimiento.  El, como Pico de la Mirándola y como otros hombres renacentistas, sostenía que la dignidad humana depende del sentido de cada  acción que el hombre emprende. que el hombre realiza, y que la acción tiene la increíble fertilidad de generar otras nuevas con igual sentido. Por ello no retractó de sus ideas. Su moral, siendo una moral sin dogmas que tutele al hombre en una posición casi infantil, es por ello mucho mas severa, personal, profunda y responsable.  El gesto de Bruno fue el mayor logro de la civilización y de la  cultura del Renacimiento, de los que su firmeza se convirtió en el mas alto ejemplo. Por ello, al conocer su condena el filosofo expresó: “He hecho lo único que podía hacer para no dejarme doblegar: No haber temido la muerte, no haber cedido -con firme viso- a ningún semejante, y haber preferido una muerte animosa a una vida de imbécil. “

Bruno fue un espíritu libre, un libre pensador, como Sòcrates de Atenas , como Ipazia de Alejandria, y  como ellos tributó con la vida su amor a la libertad de ideas.  Fue consecuente hasta el final en  su oposición al dogmatismo, que aprisiona en una cárcel inmaterial el intelecto humano y al  oscurantismo fundamentalista,  que lo reduce a un fanatismo ciego.

Fue el primero que entendió la verdadera constitución del cosmos. por eso nos enseñó que hay un espacio infinito  en el que todas las cosas se mueven. En este espacio sin límites brillan innumerables estrellas, soles ardorosos; y cada uno tiene sus propios sistemas planetarios. Todos materia-oscura-misteri-universolos movimientos en el espacio son relativos, ninguna estrella está en el centro del universo, sino que cada una es el centro del cielo en su sistema. En este sentido, hay muchos cielos. No hay un “arriba” y “abajo” , un “centro” o una “periferia”, sino sólo en un sentido relativo.  Tuvo una premonición de la gravitación universal cuando afirmó: los cuerpos se mueven libremente en el espacio y permanecen en su posición por la fuerza de atracción mutua. El único movimiento es en torno a su eje, y además de esto hay un movimiento en el espacio”.

Asì como en lo moral el hombre para Bruno se reapropia de su destino, en lo religioso redescubre su sacralidad. Dios, para él,  es inmanente al hombre y al propio universo en una concepción panteìstica. Criticó al clero y a las iglesias de su tiempo, no solo a la católica, también al protestantismo. En “Furia heroica” explicó que a Dios se lo conoce por la razón o por el contacto místico, pero de ambas la mas digna es la primera. De este modo se hacen  innecesarios el clero, las enseñanzas de la doctrina religiosa y la institución de la iglesia.

Vivió en una sociedad estamental y llena de prerrogativas; pero en su doctrina concibió un hombre libre de condicionamientos,  dogmas y jerarquías. Un hombre capaz de apropiarse de su dignidad y enaltecerse con un acto determinado por su voluntad e inteligencia.

Entre las llamas que devoraron su cuerpo quemaron algunas de sus obras (aunque no todas) y también cada cosa que pudiera reconducir a su recuerdo, porque era intención de la Inquisición cancelar para siempre la memoria de quién había afirmado que El hombre no tiene limites, y un día cuando se dará cuenta, será libre también en este mundo”.

gb

“LLEGARA UN DÍA EN QUE EL HOMBRE SE DESPERTARA DEL ENSUEÑO Y FINALMENTE COMPRENDERÁ QUIEN ES REALMENTE, Y QUE HA CEDIDO LAS REDES DE SU EXISTENCIA A UNA MENTE FALSA Y MENTIROSA QUE LO TIENE ESCLAVIZADO” G.B.

 (1) Mordacchia: Instrumento de tortura que se metía en la boca a los supliciados para imponerles el silencio.

Parte del film “Giordano Bruno” (1971) con Gian Maria Volonté en el rol principal. Es el último de una trilogía sobre el poder del director Giuliano Montaldo.

Fuentes:  1) Enciclopedia Treccani

                    2) http://www.giordanobruno.info

BIBLIOGRAFIA De las obras de GIORDANO BRUNO en: http://www.giordanobruno.info/nolano/download/Bibliografia%20bruniana.pdf

main-stream.it

para atreverse a cambiar el mundo

Leonardo Boff

O site recolhe os artigos que escrevo semanalmente e de alguns outros que considero notáveis.Os temas são ética,ecologia,política e espiritualidade.

Proyecto Frankenstein

para atreverse a cambiar el mundo

Espacio de Arpon Files

para atreverse a cambiar el mundo

A %d blogueros les gusta esto: