El unico modo

para atreverse a cambiar el mundo

LA ALEGRIA DE SER NADIE

de

reblogueado de http://mariomendozaescritorcolombiano.blogspot.mx/2013/11/la-alegria-de-ser-nadie.html

 

 

La obra se construye arrastrado por fuerzas misteriosas que están muy lejos de la importancia personal.
En medio de un sistema capitalista que promulga a voz en cuello el camino de la auto-satisfacción, los cursos de coaching y liderazgo siempre me han parecido muy perniciosos. Reforzarle a alguien el ego hasta el punto de hacerle creer que es un ser especial que ha nacido para grandes cosas es empezar a destruirlo con un narcisismo perverso que lo conducirá poco a poco al endiosamiento de sí mismo. Tú naciste para algo grande, tú no eres cualquiera, tú serás un faro en medio de la oscuridad, tu destino es dar órdenes y dirigir el rumbo de los demás. Nada más dañino y perverso que el discurso del éxito, del triunfo, de “tú no eres un perdedor”. Lo que el sistema necesita es justamente eso: ponerlos a todos a competir, a darse codazos, a pisotear a los demás sin miramientos de ninguna clase, a convertirlos en bestias y atacarse a dentelladas. El sistema se alimenta de esa actitud mezquina con respecto al otro. Yo estoy aquí para dar órdenes. Yo tengo que ascender. Mi destino es ser el jefe.
Lo que en realidad necesitamos es exactamente lo contrario: cursos de humildad. No estás por encima de los demás, haz la fila como todo el mundo, la ley también es para ti. Correr detrás de un ego henchido fatiga mucho, consume mucha energía, deprime. En cambio, dejar el ego a un lado tranquiliza, relaja, permite disfrutar de la compañía de los otros. Hacer una carrera brillante, alcanzar grandes cumbres, figurar, hacer un capital, todo eso conforma un paquete completo que el sistema nos pone sobre los hombros de un modo angustiante. Dejando el ego a un lado se quita uno de encima semejante fardo y queda ligero de equipaje. Es entonces cuando nos damos cuenta de que no hay mejor modo de encarcelar a alguien que ensalzarlo mucho, porque el otro queda preso de inmediato en unas expectativas que le imponemos como cadenas. Desilusionar es una forma exquisita de libertad.
A veces, después de una conferencia o durante una firma de libros, se me acerca algún neófito a decirme que él o ella también serán famosos algún día, que darán de qué hablar. Y siempre me da tristeza que me digan algo así. Porque significa que lo que los atrae de la literatura es creer que sirve de trampolín para sus egos henchidos. La obra se construye arrastrado por fuerzas misteriosas que están muy lejos de la importancia personal.
La literatura nos enseña lo contrario de lo que fomenta y patrocina el capitalismo. La lectura de ficción es toda una lección de democracia. La historia de Don Quijote, por ejemplo, es, ante todo, la historia de un lector. Un lector que de tanto leer libros de caballería andante decir convertirse él mismo en un caballero andante. Un lector que no quiere demostrar cultura, un lector que no quiere posar en público sobre los libros que ha leído ni tampoco escribir sobre ellos. Un lector que desea fervientemente, y ante todo, vivir lo leído. Y ensilla su viejo caballo, abre la puerta de su granja y sale a experimentar en carne propia todas las imágenes anheladas a lo largo de sus múltiples lecturas. Se trata de un ejercicio de la voluntad: cómo transformar lo real mediante el lenguaje verbal, cómo lograr que las palabras modifiquen nuestra inmediatez.
Es por eso que el cura y el barbero terminan diagnosticando la peligrosidad de la literatura. Se considera que los libros tienen en sí mismos una fuerza que puede subvertir lo real, torcerlo, agujerearlo, metamorfosearlo. La lectura es un mecanismo de transformación profunda de sí mismo y del mundo circundante. Leer es peligroso porque el que lee es muchos, escinde la identidad e ingresa en la multiplicidad. El que lee se reproduce en el espíritu, se desdobla, deviene íncubos y súcubos, aprende metamorfosis prohibidas. El que lee es Rodia Raskolnikov, es Emma Bovary, es Meursault, es Aureliano Buendía, es Héctor Belascoarán Shayne.
Leer es un ejercicio de democracia porque se trata de ingresar en el otro, de pensar desde el otro, de sentir con el otro, de ser otro. Y eso atenta contra las reglas de la identidad, del yo productivo capitalista, del narcisismo económico, del egocentrismo que predica el éxito de un yo todopoderoso. Leer es un ejercicio de emancipación y de resistencia civil en contra de ese yo centrípeto que pretende la glorificación del triunfo individual.
Cuando he sido muchos, cuando he estado en el pellejo de los otros, cuando he sentido de cerca el dolor y la alegría de mis hermanos, cuando he dejado ya de creerme alguien superior a los demás, estoy preparado entonces para trabajar en equipo, para hacer cooperativismo, para unirme a ellos en un abrazo fraterno de esfuerzo compartido. Cuando he dejado de mirarme tanto en el espejo estoy listo para mirar el mundo. Es ahí cuando puedo comprender los ideales de la Revolución Francesa: igualdad, solidaridad, fraternidad. Los demás no están ahí para que yo les dé órdenes, sino para luchar y compartir a su lado hombro a hombro. 
     Por algo Ulises, en La Odisea, decide en un momento crítico llamarse Nadie. No hay estrategia más lúcida y noble que ésa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

main-stream.it

para atreverse a cambiar el mundo

Leonardo Boff

O site recolhe os artigos que escrevo semanalmente e de alguns outros que considero notáveis.Os temas são ética,ecologia,política e espiritualidade.

Proyecto Frankenstein

para atreverse a cambiar el mundo

Espacio de Arpon Files

para atreverse a cambiar el mundo

A %d blogueros les gusta esto: