El unico modo

para atreverse a cambiar el mundo

QUEMA DE LIBROS EN LA PLAZA DE LA OPERA DE BERLÍN

“Se inicia por quemar los libros y se concluye quemando las personas”.

                                                                                                                                      H. Heine

Arriba presentamos un film de la propaganda nazi en el que se espectacularizaba la
 quema de libros con el objeto de consagrar y legitimar una practica intolerante.

 

El 10 de mayo de 1933, estudiantes de la Universidad de Berlín, la capital de Alemania, estimulados por algunos jerarcas del partido nacionalsocialista (nazi), efectuaron una gran hoguera con libros para quemar –simbólicamente- a sus autores, culpables de la “decadencia espiritual y moral de la raza aria y de Alemania”.

Este fue uno de los episodios mas relevantes de la “censura de Estado” y de la intolerancia  ideológica, que en parte fue disfrazada como intolerancia hacia el hebraismo.  Las hogueras continuaron a repetirse en los días sucesivos,numerosas, en distintas ciudades de Alemania.

La quema de Opernplatz, en Berlín, consumió mas de 25.000 libros de autores considerados “decadentes” (*);y fue un espectáculo organizado en todos sus detalles que culminó con el discurso de Joseph Goebbels (Ministro nazi de la propaganda), que fue trasmitido en cadena por radio a todo el país e inmortalizado en la filmación que hemos propuesto.

En uno de los pasajes mas significativos de su discurso Goebbels sostenla : “Estudiantes, hombres y mujeres de Alemania, la era de un exagerado intelectualismo hebraico ha llegado a su fin.  El triunfo de la revolución alemana nos ha demostrado cual sera el camino de Alemania y del futuro hombre alemán.  No será un hombre de libros sino un hombre de carácter; en tal perspectiva y con tal fin queremos educarlos. Queremos educar a los jóvenes para que tengan el coraje de mirar directamente a los ojos impiadosos de la vida.  Queremos educar a los jóvenes para que repudien el miedo a la muerte con el fin de conducirlos a respetar la muerte.  Esta es la misión de los jóvenes y por eso hacen bien, en esta hora solemne, a quemar entre las llamas la basura intelectual del pasado.  Es una empresa fuerte, grande y simbólica; una empresa que demostrará al mundo entero que las bases intelectuales de la república de noviembre (**) se han derrumbado, pero también de que de sus ruinas surgirá victorioso el germen de un nuevo espíritu.”

Históricamente esta actitud anti intelectual no constituye un acto aislado, al contrario, forma parte de una cadena larguísima con innumerables eslabones que –por cuanto pueden registrar las crónicas históricas- inicia en la Edad Antigua con la destrucción de la biblioteca de Alejandría (Egipto) por obra sucesiva y concomitante  de romanos, hebreos, cristianos y musulmanes, fanatizados y abiertamente contrarios a la libertad de ideas y a la difusión de los conocimientos.

En las edades Media y Contemporánea, y en Occidente, el principal actor de la censura, la quema de libros, el oscurecimiento de las ciencias y del pensamiento; y del aniquilamiento de un número impresionante de seres humanos culpables de “crímenes de conciencia”,  fue la iglesia Católica.

Ya la temprana acción del obispo Cirilo de Alejandría, instigador del asesinato de la prestigiosa filósofa Ipazia (marzo del 415) , signó la actitud de la iglesia, en vías de su institucionalizaciòn y legitimación como núcleo del poder post imperial romano.

A la acción de celosos censores de los obispos; y sobre todo de la orden Dominicana, sucedió hacia el 1.100, el nacimiento de un órgano específico para la censura y la represión del disenso: La Inquisición, de temible fama y terrible memoria.

Lo que muchos no sospechan es que esta siniestra institución, que merecerla un capitulo especial en el mas elemental curso sobre la historia de los derechos humanos, ni siquiera ha desaparecido todavía del escenario político – ideológico contemporáneo.

Después de la abolición de la Inquisición española, al inicio del S. XIX, se dio vida a la Congregación  del Santo Oficio, competente para todo el mundo católico, y que procesó, en los primeros años del Novecientos a los teólogos renovadores que querían actualizar los estudios de la Biblia, la historia de la iglesia, y adecuar algunos dogmas.

El 7 de diciembre de 1965, un día antes de concluirse el Concilio Vaticano II, la Inquisición fue transformada en “Congregación para la doctrina de la Fé”, con el objeto de atribuirle funciones mas relacionadas con la teología que con la represión de los “errores”  doctrinales.

El 12 de marzo del 2000, Papa Juan Pablo II declaró la jornada como “día del perdón”, y rezó un “mea culpa” por todos los pecados de la Iglesia en el curso de los siglos. Entre ellos también figuraban los cometidos por la Inquisición.

Uno de los últimos prelados a presidir la “Congregación para la doctrina de la Fé”, (ex Inquisición) fue el cardenal Joseph Ratzinger, elegido Papa el 19 de abril del 2005, con el nombre de Benedicto XVI.

Pero el hábito de quemar, censurar y reprimir no es un monopolio de la iglesia católica; lo han practicado y lo practican todavía todos los fundamentalismos religiosos o políticos. Miguel Servet y Tomas Moro fueron tan víctimas de los protestantes como Giordano Bruno de los católicos; la condena a muerte de Salman Rushdie y la quema de libros considerados herejes por los musulmanes mas recalcitrantes marcha siempre en el mismo sentido.

La prohibición de autores, de ideas, o sencillamente de comunicar, es otra practica habitual de todos los regímenes fascistas o comunistas o simplemente dictatoriales. De las dictaduras militares latinoamericanas que prohibían autores, al partido único chino que censura Internet, no hay ninguna diferencia de principio, a lo mas, de grado.

Después de esta veloz recorrida  por los antecedentes de la negación de la libertad de conciencia, no nos debemos sentir para nada seguros o alejados de estas calamidades.

Hoy, con métodos mas sutiles, elaborados y  refinados –por eso menos evidentes pero mas peligrosos –  continúa a practicarse el viejo vicio del poder: blindar la libertad de conciencia.

De otro modo no podemos explicarnos que los medios de comunicación (Ninguno excluso) dirijan casi totalmente la política mundial; y que los ladrones legalizados controlen la finanza y la economía globales.-

Prohibición  de libros durante la última dictadura en Argentina

(*) Entre los mas destacados: Karl Marx, Thomas Mann, Bertolt Bretch, Teodor Adorno, Sigmund Freud, Friederich Engels, Albert Einstein, Maximo Gorki, Hermann Hesse, James Joyce, Franz Kafka, Vladimir Lenin, Karl Liebknecht, Rosa Luxemburg, Vladimir Mayakovsky, Ludwig Von Mises, John Dos Passos, Marcel Proust, Erich Maria Remarque, Romain Rolland, Leon Trotsky, H.G. Wells, Emile Zola, Stefan Zweig.

(**) República de noviembre. Se refiere al fin de la monarquía constitucional y al nacimiento de la República parlamentaria y democrática que surgió en ese mes de 1918, al finalizar la 1a Guerra Mundial.

Fuentes:

http://www.corriereinformazione.it/2013051025662/attualita/10-maggio-1933-ottanta-anni-fa-il-rogo-dei-libri-di-berlino.html

http://www.ilfattoquotidiano.it/2013/05/09/nazismo-gigantesco-rogo-di-libri-del-maggio-1933/588174/

http://campus.almagro.ort.edu.ar/cienciassociales/historiaoral/noticia/99604/30-de-agosto-de-1980-quema-de-libros-por-parte-de-la-dictadura-militar

http://trescientosesenta.blogspot.it/2011/02/la-quema-de-libros-moderna.html

Anuncios

2 Respuestas a “QUEMA DE LIBROS EN LA PLAZA DE LA OPERA DE BERLÍN

  1. Darío Acebales 21 de junio de 2013 en 21:42

    Una lectura válida es que los nazis, en su infamia, al menos reconocían la amenaza del libro, lo que equivale a admitir que el libro es depositario de significado ―uno llega a preguntarse si la extinción de las abominables quemas de libros no será signo de algo casi más abominable: la indiferencia.

    Por casualidad yo también he escrito una entrada a este respecto, si me lo permite añado el enlace, a modo de Nota a pie de página.

    https://darioacebales.wordpress.com/2013/06/21/libro-y-fuego/

    Reciba un cordial saludo

    • R. O. Levrino 25 de junio de 2013 en 23:04

      Creo que el significado del libro es de ser la memoria viva de la humanidad. En ese sentido la cancelación de la memoria es la ambición de todo poder (inicuo por naturaleza). La metáfora orwelliana de la re escritura constante del pasado es muy ilustrativa al respecto. Pero no nos confundamos, no son solo las dictaduras (como en 1984 de Orwell o en Farenheit de Bradbury) a reescribir o cancelar el pasado. Idéntico proceso se cumple cotidianamente en las llamadas “democracias representativas” expresión digna del doble pensamiento orwelliano, ya que según Rousseau la voluntad soberana no se puede delegar en ningún representante, y por lo tanto la democracia, si representada no es democracia. Pero esto ya es otro tema. Anular el pasado, decíamos, como en la amnesia, produce una personalidad playa, sin vínculos, sin relaciones, sin afectos, sin profundidad y por ello susceptible de ser manipulada en un eterno presente. Sin perspectiva del pasado, sin memoria, tampoco es posible proyectar o ambicionar un futuro.
      Por otra parte, no nos ilusionemos, la quema de libros aún no ha desaparecido; y la prometida digitalizaciòn podría asumir la forma de la amenaza de cancelar con un click toda la cultura humana.
      Por último, mas que indiferencia, lo que sucede hoy es que una infinidad de contenidos se rinden disponibles para cualquier usuario y el riesgo es el de extraviarse en el bosque sin llegar a destino como Hansel y Gretel. Pero las redes de pensamientos afìnes pueden brindar una guía para orientarse en la foresta.
      Iré a leer su nota sobre libro y fuego. Le agradezco su comentario y lo saludo con cordialidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

main-stream.it

para atreverse a cambiar el mundo

Leonardo Boff

O site recolhe os artigos que escrevo semanalmente e de alguns outros que considero notáveis.Os temas são ética,ecologia,política e espiritualidade.

Proyecto Frankenstein

para atreverse a cambiar el mundo

Espacio de Arpon Files

para atreverse a cambiar el mundo

A %d blogueros les gusta esto: