El unico modo

para atreverse a cambiar el mundo

El Mal de Europa

América Indo Latina

En un reportaje reciente, que vale la pena leer, el escritor uruguayo Eduardo Galeano, opina que la crisis de Europa es una historia que Latinoamérica ya conoce porque la vivió antes. Y no podemos que darle razón.

Recordemos que en la década 1990 – 2000, toda América Indo Latina (con la única excepción de Cuba aislada económicamente por el embargo impuesto desde 1962 por los E.E.U.U.) aplicó las políticas económicas neo-liberales inspiradas en la llamada escuela de Chicago. Esta teoría nació precisamente en la Escuela de Economía de la Universidad de Chicago y sus máximos exponentes fueron los premios Nobel  George Stigler y Milton Friedman. El eje doctrinal consistía en la liberalización de los mercados  y una política monetaria estricta. En ambos casos excluía la posibilidad para el Estado de intervenir ya sea para regular los mercados que la moneda.

Esta fue la respuesta al mecanismo inflacionario que se encendió en toda esa área geográfica como consecuencia de la retirada de las dictaduras en gran parte del área, la transformación del escenario mundial como consecuencia de la disolución del bloque soviético,   y el retorno de una democracia incapaz de modificar las causas estructurales que provocaban el fenómeno de la devaluación monetaria.

Digamos que a la base del mecanismo inflacionario estaba la lucha entre los propietarios de los recursos de estos países y sus asalariados. Las economías latinoamericanas, en su mayor parte,
producían bienes primarios para la exportación y descuidaban el mercado interno.  El mecanismo inflacionario, entonces,  al mismo tiempo que reducía los costos de los exportadores,  los hacia mas competitivos en el mercado internacional.

Modelos de esta política fueron los gobiernos del mejicano Salinas de Gortari (1988 – 1994), quien suscribió el NAFTA (zona de libre comercio entre E.E.U.U., Canadá y México), el niponico – peruano Alberto Fujimori (1990 – 2000), el brasilero Henrique Cardozo (1995 – 2003) que impuso el Plan Real (nombre de la nueva moneda fuerte del Brasil), el uruguayo Lacalle de Herrera (1990 – 1995), el venezolano Carlos A. Perez (1989- 1993), etc. Pero el paradigma de la ortodoxia fue el argentino Carlos S. Menem (1989 . 1999) quien no se limitó a imponer una moneda fuerte como los otros. Por decreto impuso la paridad entre el Peso argentino y el dolar estadounidense: 1$/1 U$A. Esta medida fue una verdadera ” camisa de fuerza”  mucho mas apretada que en los otros países latinoamericanos donde las respectivas monedas, aun en un régimen de austeridad,  mantuvieron  un nivel mas bajo con respecto al dolar estadounidense que era la moneda referente de toda el área y el instrumento internacional de pagos.

Esta política monetarista aplicada a ultranza por los “chicago boys”  como se llamaba irónicamente a los discípulos latinoamericanos de Stigler y de Friedman, como por ej. el argentino Domingo Cavallo, adoptó medidas similares   en toda la zona: Estabilización del tipo de cambio y  libertad en la circulación de capitales.  Privatización de las empresas estatales y de los monopolios de estado. Reducción o eliminación del déficit presupuestario. Privatización de la educación y la salud. Reforma impositiva para ampliar la base imponible y reducir el déficit publico. Apertura de la economía con eliminación de barreras aduaneras y fiscales para favorecer la importación de bienes y de capitales.  Eliminación de todo tipo de obstáculos a los negocios económicos, la  llamada “Deregulation”.

La aplicación de todas estas medidas justificadas  teóricamente, como ya dijimos, por la “Escuela de Chicago”,  fue impulsada, aconsejada o impuesta por el llamado “Washington consensus””, o sea la asociación de intereses globalistas formada por el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, el Departamento del Tesoro de los E.E.U.U. y el Consejo para las Relaciones Exteriores C.F.R.)

Sus efectos fueron en un breve periodo inicial aparentemente benéficos. Se eliminó la terrible inflación precedente y llegaron capitales de inversión y productos baratos del exterior.  Pero poco a poco el plan neo – liberal comenzó a mostrar su verdadero rostro: Penetración violenta de las multinacionales. Saqueo de las empresas estatales y de los bienes públicos  -uno de los casos emblemáticos fue el del agua publica en Cochabamba, Bolivia-. Corrupción de la política y de los políticos que se convirtieron en sirvientes del capital traicionando a sus naciones y a sus electores. Empobrecimiento y precipitación social de la clase media. Aumento y distribución inicua de la presión impositiva. Polarización social extrema. Desindustrializaciòn, mayor concentración de la propiedad agrícola y de los recursos naturales.

Todos estos efectos juntos hicieron aumentar la deuda del estado por mecanismos convergentes: Déficit de la balanza del comercio exterior por aumento de las importaciones de bienes y de capitales (especulativos). Emisión de títulos de la deuda publica que pagaban altas tasas de interés por que las agencias de raiting los calificaban de poco seguros.  Reducción de la recaudación fiscal por la disminución del rédito de las personas y por el cierre sin fin de las industrias y de las actividades productivas en general. Regímenes fiscales totalmente permisivos, elusivos y beneficiosos para las multinacionales, que junto a la libertad para expatriar los útiles, erosionaban los recursos de los países.

Pero en verdad la homogeneidad de la política neo liberal para la región no fue total. En los extremos opuestos se colocaron Argentina, que adoptó todo el paquete a ultranza y para colmo de males mantuvo encarnizadamente la paridad peso/dolar; y Brasil, que con su moneda, el Real, fluctuando aproximadamente a la mitad del valor del dolar, y una actitud en general mas pragmática, logró salvar su mercado interno, su industria, e incrementar la clase media.  Por eso hoy Brasil es la locomotora de América del Sur.

El mal de Europa:

Unión Europea

La Unión Europea (UE) de hoy, en su aplicación de la política neo liberal y anti intervencionista se esta comportando como los países mas contumaces de América Indo Latina. O mejor aun, como la Argentina de 1990 – 2000. La moneda fuerte del área euro era el marco alemán que se convirtió  con una leve devaluación ( M1,95 = € 1). Pero para casi todas las otras economías nacionales el efecto fue de deflación monetaria con un inmediato efecto de aumento de los precios internos. En Italia, por ej., aquello que costaba mil liras pasó a valer  € 1, por lo que muchas cosas redoblaron su valor. La moneda fuerte favoreció, en los países europeos mas débiles,  la importación de manufacturas extranjeras y disminuyó la competitividad de la producción interna,  con lo que se inició un proceso de desindustrialización veloz con seculares industrias que cerraron o se trasladaron al exterior. De la mano de la caída del Producto Interno vino el déficit fiscal y todas las medidas para “corregirlo”: Aumento regresivo de la presión impositiva, desmantelamiento  del estado social (Welfare), de la escuela publica, de la salud publica, etc..
La clase media muy numerosa en Europa (y cabe agregar adormecida por tanto tiempo de bienestar) se vio precipitar en la pobreza y la precariedad casi sin reacción. La clase obrera, conformista con un sistema que la corrompía desde hacia mucho tiempo, tampoco logró oponerse. Y menos que menos los sindicatos habituados a claudicar haciendo amagos de luchar.
La corrupción de los políticos europeos no le fue en zaga a la de los latinoamericanos, porque en definitiva el modela, siendo de hecho un retroceso histórico, era impensable sin claudicación moral, aunque la escuela de Chicago nunca lo hubiera aclarado.
Y esto fue así porque la madre de todas las virtudes es la templanza, como lo entendieron los antiguos griegos. Una sociedad que se polariza cada vez mas al extremo, como la Europa actual , no puede que producir en su cima monstruos de egoísmo, soberbia y degrado como hemos visto recientemente al culmine de la política tanto italiana como francesa. . El pueblo bajo, por su parte, ha perdido los hábitos sociales  de solidaridad, participación y el espíritu de grupo de otros tiempos.
Y para el futuro qué nos espera?
La situación hoy es agudamente critica. Los que tienen en sus manos realmente el poder, apelando a golpes blandos han puesto a sus empleados de primer rango al frente de los países con mayores dificultades (como fue el caso de Papademos en Grecia) y a sostener a otro país que es una pieza clave de la continuidad del Euro y de la UE: Italia. En Italia colocaron a un Vip de Goldman Sachs y profesor de la Universidad Bocconi (1)de Milán: Monti.
Los tecnócratas de este tipo juegan el rol mentiroso de colocarse por encima de las partes para aplicar, con total sangre fría, la decisión de sus mandantes. Obviamente, ésta consiste en llevar a cabo una masacre social para conservar los privilegios y el poder.
Y seguirán  adelante hasta que una ” pueblada” no los ponga en la calle como pasó en el 2001 con el Pte.  De la Rua de Argentina; o algún político sensato no se les oponga, como hizo Rafael Correa en Ecuador contra el tentativo de golpe.
El  proseguir de esta política, concretamente significa sustituir la forma democrática representativa por una tutela de los acreedores y la abdicación de los ciudadanos de su soberanía.  Esto es lo que los tecnòcratas predican todos los días en nombre de la salvación del Euro. Sostienen que es necesaria una Europa mas centralizada y cesiones parciales y progresivas de soberanía. !!!!
Es exactamente el camino contrario el que se necesita seguir. Cada ley singular debería someterse al menos a un debate publico previo y a un plebiscito sancionatorio. No como ahora,   que las leyes se aprueban en el mutismo mediático mas absoluto.
Hoy, los políticos que representan a las distintas naciones europeas discuten y pujan para ver a quien dejarán en última instancia la cuenta para pagar de todas las políticas egoístas, neo coloniales, neo liberales, y corruptas que se han seguido, y de una construcción oportunista del Euro. Ese es el fondo de la discusión sobre el mecanismo salva estados.
Grecia, aunque se evite decirlo fuerte y claro, ha ya quebrado. Otros la seguirán en los próximos meses. El Euro, así como lo conocimos, no logrará sobrevivir todavía por mucho tiempo. 
Pero en el fondo, si no inmediatamente, sera un bien para todos los ciudadanos de Europa.
 
(1) Universidad Bocconi: Esta Universidad privada es uno de los principales proveedores de cuadros dirigentes de la economía, la finanza y la política italianas.
 
 
 
 
 
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

main-stream.it

para atreverse a cambiar el mundo

Leonardo Boff

O site recolhe os artigos que escrevo semanalmente e de alguns outros que considero notáveis.Os temas são ética,ecologia,política e espiritualidade.

Proyecto Frankenstein

para atreverse a cambiar el mundo

Espacio de Arpon Files

para atreverse a cambiar el mundo

A %d blogueros les gusta esto: