El unico modo

para atreverse a cambiar el mundo

realidades asexuadas? LA IDEOLOGÍA DE GENERO CONTRA EL SEXO

Un articulo de
GUILLERMO ANDRADE

La idea subyacente a la “ideología de género” se basa en que el cuerpo no es determinante ni en la vida psíquica ni en la vida social, porque somos de partida seres humanos antes de ser hombre, mujer u otro

elements-n-145-octobre-a-decembre-2012

Ceci n’est plus une femme” [“Esto ya no es una mujer”], titulaba la revista francesa Éléments (nº 145), junto a una foto de, nada menos, Brigitte Bardot, símbolo sexual de una época. Porque, en efecto, al menos según las teorías del género, una mujer puede ser otra cosa que una mujer…, dado que la identidad sexual es subjetiva y que un “ser humano” no tiene por qué definirse en términos de masculinidad o feminidad. Incluso es posible que no deba ser una mujer, de acuerdo a posiciones extremas de la ideología. Pues a diferencia de las teorías científicas, confrontables por definición (más aún, para Karl Popper, el criterio de cientificidad de una teoría es que sea “falseable” o refutable), en este caso se ha llegado a lo que es verdadera y propiamente ideología, si no teología o religión –por definición, no susceptible de discusión. Y ya se saben los estragos que la misma ha hecho en la legislación, en la educación y en los media, en Chile como en otras naciones.

Alain de Benoist (Les démons du bien. Du nouvel ordre moral à l’idéologie du genre) recuerda el origen de la ideología que nos ocupa. La palabra “género” (gender), en el sentido en que se la emplea hoy, nace en inglés en medios ligados a la psiquiatría en los años 1950 y 60. La socióloga Ann Oakley la introduce en el vocabulario feminista en 1972, y los gender studies desplazan a los women studies en las universidades norteamericanas. Judith Butler publica en 1990 su libro Gender Trouble. Feminism and the Subversion of Identity, dando su forma canónica a las “teorías del género”. Cinco años después, en la Cumbre de Pekín sobre la Mujer, organizada por la ONU, la palabra “género” aparece por primera vez en documentos oficiales. En 2011, el Consejo de Europa define oficialmente el género como “los roles, los comportamientos, las actividades y las atribuciones socialmente construidas, que una sociedad dada considera como apropiadas para las mujeres y los hombres” (art. 3c de la Convención sobre la Prevención y Lucha contra la violencia hacia las mujeres). Otros documentos similares, legales u oficiosos, han florecido en todas partes.

page_1

Hostilidad hacia el cuerpo

La ideología del género sostiene que la identidad sexual no depende para nada del sexo biológico, sino de los roles sociales atribuidos a los individuos por la educación o la cultura. Las orientaciones sexuales serían independientes del sexo; el género resultaría exclusivamente de la interiorización social de un cierto número de condicionamientos, “prejuicios” o “estereotipos” adquiridos por efecto de las presiones culturales o sociales. Las diferencias de comportamiento que se observan entre niños y niñas, luego entre hombres y mujeres, se explicarían únicamente por la interiorización de esos estereotipos inculcados desde la infancia. En suma, la diferencia entre los sexos no preexiste a su “construcción social”.

El punto de partida de la teoría, indica Alain de Benoist, reside en una hostilidad radical hacia la “naturaleza”, al cuerpo sexuado en especial. El cuerpo deja de ser el dato inicial a través del cual pertenecemos a la especie. La pertenencia a la especie es desligada de modo metafísico de toda “encarnación”: preexiste al sexo. “La idea subyacente a esta concepción del género es (…) decir que el cuerpo no es determinante ni en la vida psíquica ni en la vida social, porque somos de partida seres humanos antes de ser hombre, mujer u otro” (Tony Anatrella, Gender: les origines et enjeux, 2011). Probablemente se pueda encontrar aquí –agregamos por nuestra parte– el horror gnóstico hacia el cuerpo, impuro y hecho de pecado, como toda la materia, creación del Dios malvado.

En esta perspectiva, prosigue Alain de Benoist, la heterosexualidad no es más que una “construcción sociopolítica” –que, curiosamente, se encuentra en todas las culturas. Así, Judith Butler se fija como objetivo desestabilizar socialmente “el falogocentrismo y la heterosexualidad obligatoria” (!). Eric Fassin declara por su parte, que el objeto de los estudios de género es “pensar un mundo en que la heterosexualidad no sería normal” (Fassin & V. Margron, Homme, femme, quelle différence?, 2011).

Lo que pretenden las teorías del género no es, como alguien podría creer, legitimar la homosexualidad, sino negar la realidad de los sexos y de toda identidad fundada en el sexo. La idea mayor que pretende hacer aceptar es que nada en el hombre está dado o normado de partida, que todo es construido, luego modificable a voluntad en función de nuestros deseos. Las elecciones no se hacen a partir de condiciones preexistentes y la vida social se reduce, por ende, a una negociación entre deseos e intereses particulares. Es el triunfo de la subjetividad: supuestamente, cada uno se construye a sí mismo a su gusto, independientemente de la dualidad de los sexos y de lo social, a partir de la nada y en la suficiencia de sí.

Indiferencia por la diferencia

No se trata ya, por tanto, de liberarse del “patriarcado” o de la dominación masculina –como en generaciones anteriores de feministas–, sino lisa y llanamente de liquidar la diferencia sexual. Monique Wittig declara muy seriamente que hay que “destruir política, filosófica y simbólicamente las categorías de ‘hombre’ y de ‘mujer’”, porque serían “normativas y alienantes” (La pensée straight, 2007). Caroline De Haas, consejera de la ministra de Derechos de las Mujeres en el gobierno de Hollande, combate el “esencialismo” consistente en creer que hombres y mujeres tuvieran una esencia propia, que les daría características específicas y complementarias (Le Monde, 24/8/11). De Haas propone deconstruir “la llamada complementariedad de los sexos” a favor de una “complementariedad indistinta de los seres”.

Una mujer no tendría por qué preferir sus propios hijos a los del vecino, simplemente por el hecho de que son biológicamente los suyos, en tanto “todos tienen el mismo valor moral en tanto seres humanos”, escribe en la misma sintonía Ruwen Ogien (Philosophie Magazine, 2012). Impulsada por la aspiración hacia lo indiferenciado, la ideología del género predica abiertamente la indiferencia hacia las diferencias, comenta Alain de Benoist.

“Uno no escoge su sexo, y no hay sino dos”, escribe el psiquiatra Michel Schneider. Desde el punto de vista de su sexo biológico, gays y lesbianas son, respectivamente, hombres y mujeres como los demás. Lo que los distingue son sus preferencias sexuales, que pueden no ser “normales”, en el sentido en que la heterosexualidad es necesariamente la norma en una especie sexuada –porque son los heterosexuales los que aseguran la reproducción de la especie–; pero son naturales en el sentido de que esas preferencias han existido en todas las latitudes y en todas las épocas, apunta De Benoist. Hay pues sólo dos sexos, pero hay una pluralidad de prácticas, orientaciones o preferencias sexuales. A partir de esta observación bastante trivial, la ideología del género busca hacer creer que hay una multiplicidad de sexos y que se podría permanentemente pasar de una identidad sexual a otra.

Mas el sexo no condiciona solamente los deseos individuales, sino también las conductas y las prácticas sociales. De aquí la noción de “género”, dimensión socio-histórica, cultural y simbólica de la pertenencia al sexo biológico. No es tanto un atributo o una cualidad de las personas, como una “modalidad de las relaciones sociales instituidas” (Irène Théry, La distinction de sexe, 2007). Esta construcción no es unívoca, advierte el pensador francés, pero tampoco es arbitraria, en el sentido que siempre remite a uno u otro sexo. Si el reparto de los roles masculino-femenino sufre la influencia de la sociedad, la identidad sexual depende del sexo fenotípico y del nacimiento. Michel Kreutzer escribe: “no puede haber género… mas que si hay sexo. No se podría concebir la noción de género en un contexto de reproducción asexuada” (De la notion de genere appliquée au monde animal, en Revue du MAUSS, 1/9/12).

Y cómo la etnología se pone al servicio del militantismo, según nos muestra David L’Épée. Se encuentra de nuevo allí el mito del matriarcado primitivo, polígamo y comunista. Sin embargo, observa L’Epée, los más antiguos de esos autores, y especialmente los de la escuela marxista, no apuntaban a la deconstrucción del sexo y se trataba para ellos, más bien, de cuestionar diversas desigualdades (derechos, salario, etc.). Otras feministas, como Louise Michel o Emma Goldman, han predicado la igualdad entre los sexos en la conservación de las especificidades propias de cada uno. Las feministas de la gender theory piensan, en cambio, que son esas especificidades (discriminantes por definición y en su mayor parte creadas por los hombres) lo que habría que liquidar.

comedonchisciotte-controinformazione-alternativa-il-gender-540x330

¿Por qué los sexos?

La reproducción sexuada favorece una variación genética que la reproducción no sexuada no permite. Al favorecer la diversidad, la reproducción sexuada permite eliminar más rápidamente las mutaciones dañinas del stock genético y refuerza la capacidad de los organismos a adaptarse al medio. El sexo es, pues, la condición de la supervivencia de la especie. Pero esto no significa, advierte De Benoist, que tenga como única función la reproducción. La sexualidad humana se distingue de la sexualidad de otras especies superiores por varios rasgos esenciales, y el primero de ellos es la disponibilidad sexual permanente de las mujeres. El placer sexual desempeña entre los humanos un papel más importante que en la mayor parte de otras especies animales. También es un rasgo muy marcado en nuestra especie la importancia determinante de los criterios para la elección de pareja sexual.

¿Acaso no se es un “ser humano” antes de ser “hombre o mujer”? Es lo que sostiene la ideología del género; donde “antes” tiene un sentido temporal. Así, Judith Butler sostiene que el cuerpo es, originalmente, una “materia neutra” –a la manera, recuerda Alain de Benoist, como los teóricos de la Ilustración hacían del espíritu una tabula rasa en el momento del nacimiento. La realidad es que el sexo (XX o XY) se decide desde la fecundación del ovocito por el espermatozoide; es decir, antes de la aparición morfológica de los órganos genitales. El SRY (Sex-determining region of the Y chromosome) determina definitivamente el sexo entre la 6ª y 8ª semana de gestación; los órganos genitales están formados a las 15 semanas de desarrollo embrionario. La testosterona está en relación di recta con la conformación no sólo de esos órganos, sino de los rasgos del rostro y del cuerpo. “No se es humano antes de ser hombre o mujer; la diferencia de los sexos es la diferencia de las diferencias. Funda las otras…”, dice Michel Schneider (La confusion des sexes, 2007). “El espíritu es sexuado, como el cuerpo; tan sexuado como el cuerpo”, sostiene por su parte el neuropsiquiatra Jean-Paul Mialet, agregando: “en la inmensa mayoría de los casos, el sexo del espíritu es el mismo que el del cuerpo” (Sex aequo, 2011). Y Lise Eliot, especialista en neurociencia de la Universidad Rosalind Franklin de la Universidad de Chicago:

“Sí, niños y niñas son diferentes; tienen centros de interés diferentes, umbrales sensoriales diferentes, niveles de actividad diferentes, reacciones emocionales diferentes, capacidades de concentración diferentes y aptitudes intelectuales diferentes” (Cerveau bleu, cerveau rose. Les neurones ont-ils un sexe?, 2011).

Para no anotar una larga serie de diferencias científicamente comprobables, es interesante detenerse en la actitud relativa de hombres y mujeres ante el sexo. Que el hombre sea “más naturalmente polígamo” que la mujer se explica en la perspectiva de la evolución. El “interés procreativo” del hombre le impulsa a tener un gran número de parejas diferentes para maximizar las oportunidades de trasmisión de sus genes, mientras que el de la mujer pasa por establecer con el padre de sus hijos un lazo que garantice su seguridad. En el interés de la conservación de la especie, es sin duda preferible que los machos diseminen sus genes y que las hembras escojan los mejores genes, observa J-P. Mialet. Por ello las mujeres discriminan mucho más en el momento de elegir pareja, lo que aumenta la competencia de los machos para la obtención de hembras.

Deslegitimación de toda forma de autoridad

Un “neofeminismo moralizador y represivo”, en Francia como en otros países, no sólo ha inducido a una hipersensibilidad ante los delitos sexuales (¡Dominique Strauss-Kahn ha sido más criticado por su abuso de una camarera que por haber contribuido al empobrecimiento de millones como director del FMI!), a la feminización de los nombres de funciones (“la presidenta”) o al uso de plurales redundantes (“alumnos y alumnas” y esta perla: “todos y todas”). Ha acompañado en casi todas partes a la modificación del derecho de familia en detrimento de la patria potestad, y en algunas, ya, a la abolición de la trasmisión automática del apellido del padre a sus hijos (Francia, 2004) o incluso a la desaparición de los términos “padre” y “madre” (reemplazadas por “parent 1” y “parent 2” en documentos oficiales ingleses, 2011). La paternidad tiende a ser reemplazada por la “parentalidad” y, de hecho biológico, deviene un juego de roles abierto a todos. Las sociedades se feminizan al mismo tiempo que se infantilizan.

El fin de la función propiamente paternal, provocada por la deslegitimación de todas las formas de autoridad al interior de la familia, tiene un efecto más hondo que la supresión de ciertas “desigualdades” entre los padres. Una sociedad en que el padre no asume más esta función, sea que no quiera, sea que no pueda, es una sociedad que fabrica por millares individuos inmaduros, narcisistas, que no han podido resolver jamás su complejo de Edipo, dice Alain de Benoist. Y Jean-Claude Michéa ha mostrado que esta “reconfiguración antropológica” se ajusta perfectamente a una sociedad capitalista que quiere deslegitimar todas las figuras de la autoridad, a fin de que se generalice ese “nuevo tipo de individuo artificialmente mantenido en la infancia, del que el consumidor compulsivo representa la figura emblemática y cuya adicción al goce inmediato ha llegado a ser el signo distintivo” (Le complexe d’Orphée, 2011). Agrega Michéa: “La civilización liberal es la primera en la historia de la humanidad que tiende a privar al sujeto individual de todos los apoyos simbólicos colectivos necesarios para su humanización y que hace más y más problemática esa separación indispensable de la madre sin el cual no hay autonomía personal concebible”.

© www.elmanifiesto.com

TRES HEROES por José Martì

jose-marti-700x400

 

“Un hombre que oculta lo que piensa, o no se atreve a decir lo que piensa, no es un hombre honrado. Un hombre que obedece a un mal gobierno, sin trabajar para que el gobierno sea bueno, no es un hombre honrado. Un hombre que se conforma con obedecer a leyes injustas, y permite que pisen el país en que nació, no es un hombre honrado.”

 

“Cuentan que un viajero llegó un día a Caracas al anochecer, y sin sacudirse el polvo del camino, no preguntó donde se comía ni se dormía, sino cómo se iba a donde estaba la estatua de Bolívar. Y cuentan que el viajero, solo con los árboles altos y olorosos de la plaza, lloraba frente a la estatua, que parecía que se movía, como un padre cuando se le acerca un hijo. El viajero hizo bien, porque todos los americanos deben querer a Bolívar como a un padre. A Bolívar, y a todos los que pelearon como él por que la América fuese del hombre americano. A todos: al héroe famoso, y al último soldado, que es un héroe desconocido. Hasta hermosos de cuerpo se vuelven los hombres que pelean por ver libre a su patria.
Libertad es el derecho que todo hombre tiene a ser honrado, y a pensar y a hablar sin hipocresía. En América no se podía ser honrado, ni pensar ni hablar. Un hombre que oculta lo que piensa, o no se atreve a decir lo que piensa, no es un hombre honrado. Un hombre que obedece a un mal gobierno, sin trabajar para que el gobierno sea bueno, no es un hombre honrado. Un hombre que se conforma con obedecer a leyes injustas, y permite que pisen el país en que nació, los hombres que se lo maltratan, no es un hombre honrado. El niño, desde que puede pensar, debe pensar en todo lo que ve, debe padecer por todos los que no pueden vivir con honradez, debe trabajar porque puedan ser honrados todos los hombres, y debe ser un hombre honrado. El niño que no piensa en lo que sucede a su alrededor, y se contenta con vivir, sin saber si vive honradamente, es como un hombre que vive del trabajo de un bribón, y está en camino de ser bribón. Hay hombres que son peores que las bestias, porque las bestias necesitan ser libres para vivir dichosas: el elefante no quiere tener hijos cuando vive preso: la llama del Perú se echa en la tierra y se muere, cuando el indio le habla con rudeza, o le pone más carga de la que puede soportar. El hombre debe ser, por lo menos, tan decoroso como el elefante y como la llama. En América se vivía antes de la libertad como la llama que tiene mucha carga encima. Era necesario quitarse la carga, o morir.
Hay hombres que viven contentos aunque vivan sin decoro. Hay otros que padecen como en agonía cuando ven que los hombres viven sin decoro a su alrededor. En el mundo ha de haber cierta cantidad de decoro, como ha de haber cierta cantidad de luz. Cuando hay muchos hombres sin decoro, hay siempre otros que tienen en sí el decoro de muchos hombres. Esos son los que se rebelan con fuerza terrible contra los que les roban a los pueblos su libertad, que es robarles a los hombres su decoro. En esos hombres van miles de hombres, va un pueblo entero, va la dignidad humana. Esos hombres son sagrados. Estos tres hombres son sagrados: Bolívar, de Venezuela; San Martín, del Río de la Plata; Hidalgo, de México. Se les deben perdonar sus errores, porque el bien que hicieron fue más que sus faltas. Los hombres no pueden ser más perfectos que el sol. El sol quema con la misma luz con que calienta. El sol tiene manchas. Los desagradecidos no hablan más que de las manchas. Los agradecidos hablan de la luz.
bolivar-n1

Simòn Bolivar

Bolívar era pequeño de cuerpo. Los ojos le relampagueaban, y las palabras se le salían de los labios. Parecía como si estuviera esperando siempre la hora de montar a caballo. Era su país, su país oprimido que le pesaba en el corazón, y no le dejaba vivir en paz. La América entera estaba como despertando. Un hombre solo no vale nunca más que un pueblo entero; pero hay hombres que no se cansan, cuando su pueblo se cansa, y que se deciden a la guerra antes que los pueblos, porque no tienen que consultar a nadie más que a sí mismos, y los pueblos tienen muchos hombres, y no pueden consultarse tan pronto. Ese fue el mérito de Bolívar, que no se cansó de pelear por la libertad de Venezuela, cuando parecía que Venezuela se cansaba. Lo habían derrotado los españoles: lo habían echado del país. El se fue a una isla, a ver su tierra de cerca, a pensar en su tierra.
Un negro generoso lo ayudó cuando ya no lo quería ayudar nadie. Volvió un día a pelear, con trescientos héroes, con los trescientos libertadores. Libertó a Venezuela. Liberto a la Nueva Granada. Libertó al Ecuador. Libertó al Perú. Fundó una nación nueva, la nación de Bolivia. Ganó batallas sublimes con soldados descalzos y medios desnudos. Todo se estremecía y se llenaba de luz a su alrededor. Los generales peleaban a su lado con valor sobrenatural. Era un ejército de jóvenes. Jamás se peleo tanto, ni se peleo mejor, en el mundo por la libertad. Bolívar no defendió con tanto fuego el derecho de los hombres a gobernarse por sí mismos, como el derecho de América a ser libre. Los envidiosos exageraron sus defectos. Bolívar murió de pesar del corazón, más que de mal del cuerpo, en la casa de un español en Santa Marta. Murió pobre, y dejo una familia de pueblos.
México tenía mujeres y hombres valerosos, que no eran muchos, pero valían por muchos: media docena de hombres y una mujer preparaban el modo de hacer libre a su país. Eran unos cuantos jóvenes valientes, el esposo de una mujer liberal, y un cura de pueblo que quería mucho a los indios, un cura de sesenta años. Desde niño fue el cura Hidalgo de la raza buena, de los que quieren saber. Los que no quieren saber son de la raza mala. Hidalgo sabía francés, que entonces era cosa de mérito, porque lo sabían pocos. Leyó los libros de los filósofos del siglo XVIII, que explicaron el derecho del hombre a ser honrado, y a pensar y a hablar sin hipocresía. Vio a los negros esclavos, y se lleno de horror. Vio maltratar a los indios, que son tan mansos y generosos, y se sentó entre ellos como un hermano viejo, a enseñarles las artes finas que el indio aprende bien: la música, que consuela; la cría del gusano, que da la seda; la cría de la abeja, que da miel. Tenía fuego en sí, y le gustaba fabricar: creó hornos para cocer los ladrillos. Le veían lucir mucho de cuando en cuando los ojos verdes. Todos decían que hablaba muy bien, que sabía mucho nuevo, que daba muchas limosnas el señor cura del pueblo de Dolores. Decían que iba a la ciudad de Querétaro una que otra vez, a hablar con unos cuantos valientes y con el marido de una buena señora. Un traidor le dijo a un comandante español que los amigos de Querétaro trataban de hacer a México libre. El cura montó a caballo, con todo su pueblo, que lo quería como a su corazón; se le fueron juntando los caporales y los sirvientes de las haciendas, que eran la caballería; los indios iban a pie, con palos y flechas, o con hondas y lanzas. Se le unió un regimiento y tomó un convoy de pólvora que iba para los españoles. Entró triunfante en Celaya, con músicas y vivas. Al otro día juntó el Ayuntamiento, lo hicieron general, y empezó un pueblo a nacer. El fabricó lanzas y granadas de mano. El dijo discursos que dan calor y echan chispas, como decía un caporal de las haciendas. El declaró libres a los negros. El les devolvió sus tierras a los indios. El publicó un periódico que llamó El Despertador Americano. Ganó y perdió batallas. Un día se le juntaban siete mil indios con flechas, y al otro día lo dejaban solo. La mala gente quería ir con él para robar en los pueblos y para vengarse de los españoles. El les avisaba a los jefes españoles que si los vencía en la batalla que iba a darle los recibiría en su casa como amigos. ¡Eso es ser grande! Se atrevió a ser magnánimo, sin miedo a que lo abandonase la soldadesca, que quería que fuese cruel. Su compañero Allende tuvo celos de el; y él le cedió el mando a Allende. Iban juntos buscando amparo en su derrota cuando los españoles les cayeron encima. A Hidalgo le quitaron uno a uno, como para ofenderlo, los vestidos de sacerdote. Lo sacaron detrás de una tapia, y le dispararon los tiros de muerte a la cabeza. Cayó vivo, revuelto en la sangre, y en el suelo lo acabaron de matar. Le cortaron la cabeza y la colgaron en una jaula, en la Alhóndiga misma de Granaditas, donde tuvo su gobierno. Enterraron los cadáveres descabezados. Pero México es libre.

hidalgo

El cura Hidalgo

San Martín fue el libertador del sur, el padre de la República Argentina, el padre de Chile. Sus padres eran españoles, y a él lo mandaron a España para que fuese militar del rey. Cuando Napoleón entró en España con su ejército, para quitarles a los españoles la libertad, los españoles todos pelearon contra Napoleón: pelearon los viejos, las mujeres, los niños; un niño valiente, un catalancito, hizo huir una noche a una compañía, disparándole tiros y más tiros desde un rincón del monte: al niño lo encontraron muerto, muerto de hambre y de frío; pero tenía en la cara como una luz, y sonreía, como si estuviese contento. San Martín peleó muy bien en la batalla de Bailen, y lo hicieron teniente coronel. Hablaba poco: parecía de acero: miraba como un águila: nadie lo desobedecía: su caballo iba y venía por el campo de pelea, como el rayo por el aire. En cuanto supo que América peleaba para hacerse libre, vino a América: ¿que le importaba perder su carrera, si iba a cumplir con su deber?: llegó a Buenos Aires; no dijo discursos: levantó un escuadrón de caballería: en San Lorenzo fue su primera batalla: sable en mano se fue San Martín detrás de los españoles, que venían muy seguros, tocando el tambor, y se quedaron sin tambor, sin cañones y sin bandera. En los otros pueblos de América los españoles iban venciendo: a Bolívar lo había echado Morillo el cruel de Venezuela: Hidalgo estaba muerto: O’Higgins salió huyendo de Chile; pero donde estaba San Martín siguió siendo libre la América. Hay hombres así, que no pueden ver esclavitud. San Martín no podía; y se fue a libertar a Chile y al Perú. En diez y ocho días cruzo con su ejército los Andes altísimos y fríos: iban los hombres como por el cielo, hambrientos, sedientos; abajo, muy abajo, los árboles parecían yerba, los torrentes rugían como leones. San Martín se encuentra al ejército español y lo deshace en la batalla de Maipo, lo derrota para siempre en la batalla de Chacabuco. Liberta a Chile. Se embarca con su tropa, y va a libertar el Perú. Pero en el Perú estaba Bolívar, y San Martín le cede la gloria. Se fue a Europa triste, y murió en brazos de su hija Mercedes.
sanmartin

José de San Martìn

Escribió su testamento en una cuartilla de papel, como si fuera el parte de una batalla. Le habían regalado el estandarte que el conquistador Pizarro trajo hace cuatro siglos, y el le regalo el estandarte en el testamento al Perú. Un escultor es admirable, porque saca una figura de la piedra bruta: pero esos hombres que hacen pueblos son como más que hombres. Quisieron algunas veces lo que no debían querer; pero ¿que no le perdonará un hijo su padre? El corazón se llena de ternura al pensar en esos gigantescos fundadores. Esos son héroes; los que pelean para hacer a los pueblos libres, o los que padecen en pobreza y desgracia por defender una gran verdad. Los que pelean por la ambición, por hacer esclavos a otros pueblos, por tener más mando, por quitarle a otro pueblo sus tierras, no son héroes, sino criminales.”
José Martì (publicado en la revista infantil “La Edad de Oro”, 1889)
 

 

EL FIN DE LA ESCUELA: ADIOS MAESTRO ADIOS

O de como un “Ipod” sustituirà a la escuela; un “avatar” reemplazarà al docente; y el alumno se transmutarà gradualmente en un ser virtual.

jobs

Pronto sucederá que los estudiantes dejarán de tener un profesor humano. En Holanda abrirán 11 colegios “Steve Jobs” basados en iPads.
En Argentina mientras sigan pagando sueldos de hambre a los trabajadores alguna vez nos quedaremos sin profesores, pero en Holanda directamente están comenzando a reemplazarlos por tabletas informáticas: iPads.
Nueve años atrás esto fue pronosticado por el hacker argentino Diego Saravia, quien antes de que se implementara en nuestro país el Plan Conectar Igualdad, olfateó que el proyecto disparador de toda esta invasión informática en las aulas (OLPC) pretendía quitar poder a los profesores y, en última instancia, eliminar la escuela:
“Cada vez me suena más en mi cabeza que el ‘plan MIT’ de la OLPC tiene por detras ‘un proyecto educativo’, sería un proyecto de autoaprendizaje, es decir, generar un mecanismo de “educación”, sin maestros, donde los niños pobres aprendan sol0s usando las TIC. Alguien tiene opiniones, documentos o conocimiento sobre esto.? Asi se terminaría definitivamente con el modelo de ESCUELA y se lo reemplazarìa por una escolaridad virtual.”
En nuestro país hay un gran desarrollo sindical producto de varias décadas de luchas docentes para mejorar la calidad de vida de los trabajadores, sin embargo los docentes podrían desaparecer de un plumazo si las condiciones políticas básicas estuvieran dadas, tal como durante el menemismo desapareció gran parte del movimiento obrero industrial.
Volviendo a Holanda, “Der Spiegel” nos cuenta que las clases se darán por medio de softwares que incorporan animaciones y juegos para que los “alumnos” (“sin luz”) estén más cómodos y más motivados. Yo me pregunto: ¿Es la comodidad un valor social positivo? ¿O acaso se acerca al conformismo? ¿Qué cosa buena puede surgir de la comodidad?
Claro ¿cómo podría tener impaciencia un software? No tendría sentido. Luego, existen detalles por los cuales los padres tendrán cierta participación, cada seis semanas harán una conferencia virtual por Skype (¡ojo que verse en vivo, es pecado!) con los profesores que queden aún en pie y con los administradores para decidir cuáles serán los siguientes objetivos a lograr y qué camino deberá tomar la educación de sus hijos. En determinados casos excepcionales, un profesor dirigirá una clase grupal.
El tema de las tabletas informáticas viene ligado a la idea de un colegio que “nunca cierra” (salvo en navidad y año nuevo), está abierto desde las 7:30 a las 18:30 en un esquema por el cual los estudiantes deben permanecer entre las 10:30 y las 15hs, pero pueden entrar y salir en cualquier otro momento mientras las puertas del colegio estén abiertas. También, claro está, continuarán realizando tareas en casa.
Dicen que es positivo el hecho de que los padres deberán estar más atentos sobre lo que los hijos aprenden dado que no habrá un profesor que los obligue a hacer algo, así es que los chicos podrán elegir qué clase les llama más la atención y, si se cansan, nadie los retará por jugar Angry Birds de vez en cuando.
Pero detrás de todo este optimismo innovador pro-informático se esconden algunas oscuridades que pueden pasar desapercibidas, por ejemplo, las tabletas iPads funcionan mayormente con software privado y en base a un esquema de negocio, con lo cual los usuarios no tienen casi control sobre los mismas, de hecho se transforman en consumidores de un producto de una empresa, una marca, una ideología. No deja de ser una forma de esclavitud ideológica, uno debería cuestionarse ¿y por qué tienen que aprender con tabletas? ¿No sería mejor aprender con una gran biblioteca actualizada, algunas computadoras desparramadas por ahí con software libre, y algunos profesores que enseñen con amor y pasión las temáticas que más les interesan?
Probablemente esta gente tenga razón al decir que el clásico profesor de tiza y pizarrón está preparando a los chicos para un mundo que ya no existe, pero endiosar un sistema informático por encima de tantas otras riquezas que supone un proceso educativo parece, al menos, producto de mentes faltas de luz.
Si tenemos en cuenta que Internet está bajo el control del gobierno de los EEUU, estamos a un paso de decir que los colegios de cualquier país que basen su educación en la informática estarán de algún modo bajo el control del mismo gobierno, más aún si el software utilizado es privativo y no libre.

FUENTE: http://www.tribunahacker.com.ar/2015/04/en-holanda-reemplazan-docentes-con-ipads/

PARA COMPLETAR LA INFORMACION:

http://noticias.universia.es/vida-universitaria/noticia/2013/08/29/1045530/inauguran-escuelas-steve-jobs.html

http://www.conexionbrando.com/1652551

ENCUENTRO CON EL DIABLO

Quién es y qué es ese personaje inquietante que llamamos El Diablo? La respuesta a este interrogante seguramente no es fàcil. La teologìa, la literatura, el cine, el folklore, se han ocupado de describirlo y asignarle un lugar en nuestro imaginario. Asì vienen en mente el Dr. Faust de Goethe; el Exorcista, de Blatty; el Infierno, de Dante; la oscura ciudad de Cacodelphia, de Marechal, el Fausto, de Estanislao del Campo; la Serpiente del Génesis y del Apocalipsis; o, mas banalmente el rostro italoamericano de Al Pacino en el film “El abogado del diablo!.
Muchos también son los nombres del diablo: el malo, Satàn, la serpiente, el cabròn, Juan sin ropa, el adversario, el mentiroso, el falsario, y quién sabe cuantos mas…..
Scansione 7029

el diablo representado como un cabròn

 

LA CIUDAD DE LAS TERMAS SULFUROSAS
Personalmente senti la curiosidad de ocuparme de él cuando lo encontré en diabòlicas circunstancias.
Unos años atras y por motivos de salud habìa viajado a la ciudad termal de “Acqui Terme”, en el noroeste de Italia. Desde época romana sus aguas calientes de surgente son consideradas terapéuticas y benéficas para todo tipo de traumatismo; para las enfermedades degenerativas de los huesos y para las afecciones del aparato respiratorio.
Uno de los puntos de emergencia de las aguas es “La bollente” (La hirviente) fuente colocada en el centro de la ciudad con aguas a 75° centìgrados y un olor nauseabundo por lo que los vecinos la llaman “La marcia” (La podrida).
Otro punto interesante es el laguito termal situado fuera de la ciudad y al otro lado del rìo Bormida en la zona llamada Baños. Estadistas y militares, entre ellos Napoleòn, enviaron sus soldados maltrechos a restablecerse en estas aguas curativas de las penurias y traumatismos de la guerra. Por eso funcionaron allì hasta hace unos 25 años las Termas militares del ejército italiano.
Termas militares de Acqui a inicios del siglo XX

Termas militares de Acqui a inicios del siglo XX

Después, la guerra transformò sus modos y la economìa pùblica, siempre mas avara, decretò el abandono del complejo hospitalario y termal. Los pedazos mejores se privatizaron para el disfrute de pocos y el resto cayò en un incesante y ruinoso degrado.
_Estas aguas curativas se caracterizan por un elevado contenido sulfùreo que le confieren un caracterìstico olor a descompuesto. Y ya se sabe…el azufre es proprio el elemento del diablo, que se mueve entusiasta entre sus malolientes fumarolas.
ENCUENTRO CON EL MALO
Un dìa me alejé de la piscina termal paseando por sus alrededores. _Era la tarde y la hora en que el sol la cresta dora de los Alpes, -pensaba parafraseando a un poeta (1).  Caminaba por una callejuela que subìa entre edificios abandonados a los que apretaba el bosque umbroso con una vigorosa vegetaciòn de castaños, abetes, encinas, pinos, acacias, enredaderas y helechos. _Cuanta vida que fué, -pensé mirando los muros agrietados, las puertas y ventanas que empezaban a salirse de sus marcos, los tejados que cedìan, los antiguos patios que invadìa la foresta y donde se adivinaban circulando todavìa los fantasmas de tanta humanidad dolida.
La hora crepuscular me hacìa presagiar –y temer- intranquilizadoras presencias en los vanos sombrìos de las ventanas. De repente sentì esa sensaciòn extraña de ser mirado por alguien a quién no podìa ver. Apuré el paso. De improviso surgiò entre las hiedras un muro en ladrillo y piedra que interrumpìa abruptamente la calle. Agitado busqué inmediatamente como superarlo. Pero nada que hacer! Muy alto para saltarlo, la falda empinada de la colina lo barraba a derecha y un barranco amenazaba a izquierda. Inspeccioné el muro con la vista y entonces lo vì. Un personaje burlòn me miraba con un gesto maléfico. Era un diablo esculpido en la pared que custodiaba –pensé- el acceso a algo que seguramente estaba mas allà del muro. Sintiéndome solo y alarmado, no quise permanecer mas tiempo en ese lugar. Le saqué una foto para asegurarme de haberlo visto y que no hubiese sido una ilusiòn; y volvì sobre mis pasos dando las zancadas mas largas que podìa mientras la oscuridad disolvìa el bosque y los edificios en una viscosa tinta negra, fragante de musgos y helechos, coronada en lo alto de estrellas.
PIC_0877-1

el inesperado diablo que custodiaba el muro

 

AVERIGUACIONES SOBRE “EL MALO”
Qué significado podìa tener ese diablo burlòn al final de una calle sin salida? -me pregunté a la mañana siguiente aguijoneado por el interés de la razòn que habìa logrado renacer con el sol sobre las cenizas del temor nocturno. Entonces me puse a averiguar la milenaria historia del “malo”.
Si es cierto que los pensamientos se traducen con palabras, entonces examinando la evoluciòn del “étimo”, es decir de las formas mas antiguas de la palabra, podremos entender las mutaciones del nombre diablo.
Todos coinciden en que proviene del griego “dià – ballò”; es decir el que se “inter – pone”; el que “divide”(2). Ahora nos queda clara la famosa frase “Divide et impera” o sea dividir para reinar, que usaron todas las potencias de la historia, en una verdadera concepciòn diabòlica.
Sin embargo, y segùn un solo herético autor(3), existirìa un étimo aùn mucho mas arcaico escondido en el prefijo “di”, comùn a Di-os y al di-ablo. Qué significa esto? Que la humanidad de tiempos remotos concebìa el bien y el mal como dos principios opuestos pero complementarios; cual dos amantes que se persiguen incesantemente estimulando uno el interés del otro. Como en el Yi-ing y el Yi-ang del Taoìsmo(4).
cupidoesique
Sòlo mas recientemente concebimos una absoluta e irreconciliabile separaciòn de ambos términos consagrando la enajenaciòn esquizofrénica de nuestro tiempo. Y hoy estamos divididos (dià-ballò) del mundo natural que destruìmos con nuestra acciòn frenética. Pero también divididos (dià-ballò) unos hombres de los otros, por motivos sociales, étnicos, religiosos, nacionales, politicos, econòmicos, etc. en una fractura que se profundiza hasta llegar al mìnimo elemento, al àtomo social: el individuo.
Observando el mundo convulso, contaminado, doliente, de nuestros dìas; infernal en definitiva, podemos afirmar que el diablo habita en nosotros porque la divisiòn llegò hasta la profundidad de nuestras conciencias; al punto de que hay alguien que no conocemos dentro de nosotros mismos(5).

24-07 luca signorelli - autoritratto da diavolo

LA BEFA FINAL DEL “MALO”
Al cabo de mis reflexiones y vivencias sentì que me envolvìa una sensaciòn de bienestar. Una luz se abrìa paso en mi intelecto. Comprendì que habìa comprendido. Ese personaje diabòlico, burlòn e irònico, al final de un camino sin salida, no podìa que befarse de la contradicciòn absurda de nuestro tiempo. Un tiempo que creò un hospital termal para reparar los cuerpos que malogrò en la guerra;  un tiempo que crea escuelas para apagar el espìritu creativo de los niños; trabajos para encadenar las personas a una rutina infinita y sin sentido; manicomios para contener los neuròticos que produce dìa a dìa; lugares de culto para instigar al odio; càrceles para reprimir los pobres que multiplica y que induce al crimen con una publicidad mentirosa y hedonista; aparatos civiles y militares de seguridad que concluyen aniquilando al hombre;  y sistemas siempre mas complejos de comunicaciòn… para incomunicarnos.

Scansione 7028

Si existe el diablo, no puede existir en ningun otro lugar que en la intimidad de nuestras conciencias. Al Infierno lo creamos cuando perdemos el recto camino(6). Y lo evitamos con la orientaciòn conforme a conciencia de nuestras propias acciones. Seràn siempre numerosas las sugestiones o peor, las imposiciones del falsario. Pero tenemos que estar seguros que en el fondo de nosotros mismos, en ese lugar ìntimo que algunos llaman alma, tendremos siempre clara y a nuestro alcance la respuesta justa; porque “la deformidad del mal no podrà disminuir nunca la belleza del Universo”(7).-

 

NOTAS:

(1) Esteban Echeverrìa “La Cautiva” .-
(2) diablo s. m. [del lat. tardo, ecles., diabŏlus, gr. διάβολος, prop. «calumniador» (der. de διαβάλλω «poner a través, calumniar,dividir»). En Enciclopedia italiana Treccani.-
(3) Marco Antonio Canini, Venezia, 1822-1891, filòlogo, escritor y patriota italiano. Sostiene esta hipòtesis en su “Etimològico dei vocaboli italiani di origine ellenica” Torino, 1882.-
(4) Taoismo y Tao
Segùn el pensamiento taoìsta existe una armonìa universal que relaciona y une todos los aspectos del cosmos: la tierra, el hombre y el cielo.
El Taoìsmo se funda sobre el principio del Tao, que puede ser definido comol la fuerza vital que ha dado orìgen a todo, y que fluye incesantemente cambiando siempre, y a la vez quedando siempre igual a sì misma. Asociada al Tao està la concepciòn del Ying y el Yang.
Ying y Yang
Yin y Yang son opuestos complementarios entre sì; relativos (en el sentido que se puede ser Yang en un cierto aspecto y Ying en otro); y no antitéticos, tanto que en la plenitud de uno està implìcito el orìgen del otro. El alternarse de ambos determina todas las cosas.
Ying y  yang son los dos principios que mantienen el orden natural del Tao. Ying es el principio femenino, pasivo y oscuro; Yang es masculino, activo y luminoso.
El simbolo del Tao
El simbolo del Tao està formado por dos espirales, una que se enrolla y otra que se desenrolla a partir del mismo centro. Las dos espirales representan la caìda y el ascenso de los aspectos opuestos de cada energìa del cosmos. El sìmbolo, entonces, es una simetrìa rotatoria cìclica. La espiral blanca termina donde inicia la espiral negra. Esta se enrolla y aumenta hasta un punto màximo; pero después manifiesta en sì misma el inicio de su tendencia opuesta (puntito negro),  el que justamente a partir de este momento se despliega. También este aspecto alcanza un màximo hasta que se manifiesta la tendencia opuesta (puntito blanco) que se desarrolla de modo que el ciclo continùa incesantemente.
Dicho ciclo unifica en la mònada Universo todas las energìas del cosmos en sus aspectos opuestos haciéndolas complementarias.
(5) Se hace referencia a “Hay alguien a quién no conocemos dentro de nosotros mismos” Frase de Carl G. Jung.-
(6) Se hace referencia al 1er verseto del canto 1 de la Divina Comedia de Dante.
“En medio del camino de nuestra vida
me encontré en una selva oscura,
porque la recta vìa habìa perdido.”
Clara referencia simbòlica al momento en que cada hombre en esta vida està llamado a cumplir un recorrido de redenciòn y de purificaciòn moral; y del que se puede extraviar a causa de no discernir correctamente (la selva oscura).-
(7) Vincenzo de Beauvais “Speculum Majus, 27.-

DOS VISIONES DE LA ANATOMIA (y del mundo)

En el siguiente video comparamos dos obras artìsticas cuyo argumento es la disecciòn de un cuerpo. El mismo acontecimiento genera en la subjetividad de sus autores las dos visiones distintas del mundo que analizamos.

A)  “La lecciòn de anatomìa del Dr. Tulp” es un òleo sobre tela de Rembrandt del 1632 que le fue encargada por la “Gilda de Barberos y Cirujanos” de Amsterdam y que actualmente se encuentra en el museo “Mauritshuis” de La Haya (Holanda).

LEZIONE DANATOMIA

A lo que hemos dicho en el video agregaremos:

a1- Lo que nos cuenta el cadàver:    Sabemos, segùn informan documentos de la época, que el cadàver de la autopsia perteneciò al célebre forajido Adrian Adrianeszoon, llamado “Het Kind” (El niño) que fue ahorcado en Enero de 1632. El apodo con que se conocìa a este personaje nos sugiere una especie de bandido a la Robin Hood, es decir de aquellos que robaban a los ricos para compartir con los pobres. Estos rebeldes fuera de la ley se gestaron por azar o decisiòn como resultado final de la exclusiòn sistemàtica de los bienes comunes, el aumento demogràfico y la crisis econòmica prolongada que afligiò la mayor parte de la  Europa Occidental hasta bien entrado el siglo XIX. En la novela del escritor andaluz Manuel Fernàndez y Gonzàlez, “Los siete niños de Ecija” (1863) se describen con garbo, pintoresquismo, gracia y elocuencia, las aventuras preñadas de vida y conformes a una moral propia de estos personajes carismàticos y populares.

Hoy sabemos que “el poder radica en inflingir dolor y humillaciòn” (1). En su tarea de conformaciòn del mundo, entre otras cosas, se encarna en los cuerpos que trata de dominar y controlar. Por eso utiliza los de aquellos que osan sustraerse a su imperio para abrirlos, descuartizarlos, ofenderlos con un trato degradante o una exhibiciòn de trofeo; y hasta desaparecerlos como si nunca hubieran existido, como forma extrema de puniciòn y de castigo.

Pero aùn en el degrado y la humillaciòn existen diferentes matices. En Rembrandt se observan algunos signos de respeto o piedad por el cuerpo de Adrianeszoon. Un paño blanco le cubre los genitales. La disecciòn se limita al brazo izquierdo del que el Dr. Tulp prende con una pinza los tendones para mostrar a los estudiantes la mecànica del movimiento de la mano, que imita con la propia. Sabemos sin embargo que en las autopsias se inicia abriendo el vientre para exponer los òrganos internos. Probablemente la sensibilidad del autor nos ahorrò esta visiòn fuerte y que asimila el despojo humano al  cadàver de un animal destripado.

a2- Situaciòn històrica: El siglo XVII fue considerado “de oro” para Holanda que marchò a contrapelo del resto de Europa hundida en la crisis y la paràlisis econòmica. Después de una larga guerra, las provincias unidas del norte habìan lograron independizarse de la potente España. El calvinismo pudo afirmarse entonces como religiòn prevalente de la victoriosa burguesia holandesa. Las comunidades que se identificaban en la nueva fé reformada se consideraban a sì mismas como el nuevo pueblo de Israel, el nuevo pueblo de Dios que habìa celebrado con él un nuevo “Pacto de Gracia”. (La teologìa calvinista asumirà hacia fines del 1600 en Inglaterra la forma del Puritanismo. Este pueblo “elegido por Dios” se convencerìa aun mas a sì mismo cuando entrarìa en la nueva “tierra prometida”: América. )
El clima de tolerancia religiosa, pero sobre todo de libertad para las iniciativas comerciales y econòmicas, atrajo emigrantes de los paìses confinantes que pertenecìan a las minorìas confesionales  perseguidas por la Contrarreforma. De este modo llegaron principalmente a Amsterdam,  los hugonotes franceses, los judìos de España y Portugal y los anabaptistas alemanes entre las minorìas mas importantes y que se asentaron en barrios propios tolerados por la oligarquìa comercial que gobernaba la ciudad.

Amsterdam S, XVI

Amsterdam S, XVI

Patrimonio de estos grupos eran conocimientos de vanguardia en las artes, las ciencias y la técnica que Holanda supo capitalizar. Asì, el modesto puerto de Amsterdam, se convirtiò en uno de los principales de Europa, llegando a concentrar unos 200.000 habitantes al promediar el siglo. El paìs conociò una temprana antropizaciòn ganando tierras al mar, construyendo canales y obras hidràulicas combinadas a instrumentos eòlicos, los famosos molinos de viento que caracterizarìan desde entonces al paìs. Recogiendo, pero sobre todo liberando las competencias (hoy lo llamarìamos “know how”) desarrolladas por los burgueses en toda Europa, en Holanda se pusieron los cimientos de lo que serìa el desarrollo del capitalismo occidental en los sucesivos cuatrocientos años, a saber:

– Creaciòn de las sociedades de capitales por acciones.

-Creaciòn de una instituciòn para capitalizar las empresas, como la Bolsa de Valores de Amsterdam (1609)

-Creaciòn de una empresa especializada en el comercio con Oriente (Compañia de las Indias Orientales (1602), una de las primeras multinacionales de la historia).

-Creaciòn de la Compañìa de las Indias Occidentales (1668) especializada en el comercio de esclavos africanos.

-Construcciòn de enclaves dedicados a producciones especializadas como azùcar, tabaco y Ron.

-Fundaciòn de un polo simétrico para el comercio y la finanza, Nueva Amsterdam (hoy New York) (1625).

-Concentraciòn del comercio de piedras y metales preciosos (una especializaciòn de los inmigrantes hebreos).

-Creaciòn de bancos de inversiòn en las empresas mercantiles.

-Desarrollo de la aplicaciòn de la energìa eòlica principalmente a la navegaciòn y a los molinos; y del carbòn de turba a la metalurgia.

a3- El naciente culto por la ciencia: Rembrandt nos muestra en su cuadro a un grupo de burgueses de los que sòlo el de mayor jerarquìa, el dr. Tulp, se permite conservar el sombrero. Todos lucen elegantes y barrocos cuellos blancos que contrastan con los ropajes oscuros y que evidencian su condiciòn social. Con interés, concentraciòn y respeto, rinden homenaje a la naciente ciencia médica que inicia a destacarse cual rama mas noble y distinguida en el seno de la Gilda (gremio, confraternidad o corporaciòn) de los barberos y cirujanos. Esta pintura es el verdadero testimonio de un rito, el del culto burgués por la ciencia y la tecnologìa, que permitiràn a esta clase social prevalecer sobre todas las otras (aùn sobre la otrora potente nobleza); y que puso en marcha la megamàquina tecnològica que hoy se ha apoderado del mundo.

B)  Analicemos ahora la otra obra, “La recompensa de la crueldad”, el grabado del artista inglés William Hogarth del 1751 que se encuentra en la “Gallery Tate Britain” de Londres:

hogartcompl

b1-Formaba parte de una serie de cuatro grabados llamados “Los cuatro estadios de la crueldad” que describìan las malas acciones cometidas por un personaje ficticio, paradigma de violencia y mala vida: Tom Nero.

“La recompensa….” era el ùltimo de los cuatro estadios y evidenciaba el horrible fin de la crueldad de Nero. Los grabados fueron realizados con una declarada intenciòn moralizante, tanto es asì que al pié se acompañaban con los versetos edificantes del reverendo Townley. Los grabados eran reproducidos en papel y expuestos en talleres, tabernas y cantinas como amoniciòn para sus destinatarios, la “working class”, es decir el proletariado londinense.

A mas de cien años del icono de Rembrandt, esta obra de argumento paralelo presenta notables diferencias que es preciso señalar y contextualizar:

b2- El otrora pujante capitalismo holandès ha sido reemplazado ahora por el inglés; y el rol econòmico financiero que tuviera Amsterdam en el pasado lo tiene ahora, mas de un siglo después, la City de Londres. Como vemos, desde los albores de su historia, el capital supo moverse sin grandes dificultades hacia zonas mas convenientes para su desarrollo. La isla inglesa constituìa un baluarte defendido por el mar contra las pretensiones de los monarcas absolutistas continentales, como los Borbones franceses,  que pretendieran meter cortapisas a los movimientos y maniobras del capital.

La acumulaciòn de recursos y competencias, al promediar el siglo XVIII, produjo la Revoluciòn Industrial inglesa. La naciente industria necesitaba con avidéz abundante mano de obra en las fàbricas, las minas de carbòn y la marina. Precisamente por ese motivo fueron promulgadas leyes que privatizaban los bienes comunes (commons), enajenando y cercando las tierras de pastoreo y los bosques, prohibiendo pescar en los rìos o recoger leña. De ese modo la poblaciòn rural fue obligada a emigrar hacia las ciudades donde tuvo pocas alternativas: emplearse en las terribles condiciones de trabajo de las fàbricas, de los talleres, y de las minas;

Niños elegidos por su baja estatura para el trabajo en las minas

Niños elegidos por su baja estatura para el trabajo en las minas

enrolarse en las naves que surcaban los siete mares; o sobrevivir entre la ociosidad y la minùscula delincuencia. En la novela “Oliver Twist” de C. Dickens encontraremos una acabada descripciòn de estos personajes de algunas décadas después.  A combatir y modelar esta ùltima categorìa se ocupò la acciòn de policìa y el aparato jurìdico con la sanciòn de severas leyes contra la mendicidad y el vagabundaje. Ciudadanos “bien pensantes” como nuestro Hogarth, con sus afiches moralistas bendecidos por la iglesia anglicana, estaban dando orìgen a un nuevo fenòmeno, el de la publicidad modeladora de la conciencia social.

b3-Sin embargo, y en comparaciòn con la obra de Rembrandt, comprendemos que algo ha cambiado en la subjetividad del artista. Cuàl es el cambio que manifiesta el trabajo de Hogarth? Sin duda se trata de la desilusiòn, el desencanto de la promesa salvìfica de la ciencia. Lo que en la “Lecciòn de anatomìa…” era casi el rito de un culto sacro, ahora se ha transformado en la representaciòn grotesca de una comedia. El cadàver no merece ni siquiera el respeto del pudor. Repetidamente es profanado por quién le vacìa un ojo, quién extrae sin ningùn cuidado sus entrañas al punto de dejar librado el corazòn a un perro; quién le corta un pié, ….

hogarth-reward-of-cruelty a3

De este modo la cirujìa y la ciencia médica no son mas que una blasfemia en mano a esos bufones. Los burgueses aquì representados con sus ridìculas pelucas blancas se mueven con total indiferencia e irreverencia frente al cuerpo al que estàn efectuando la autopsia. El maestro, desde lo alto de su rango, indica con un puntero la zona que el cirujano debe cortar; y en la cùspide de su sillòn dos manos se estrechan con el saludo masòn.

hogarth-reward-of-cruelty a2

Han bastado poco mas de cien años para que todas las promesas del protestantismo, del capitalismo, de la ciencia y de la burguesìa de conducir la humanidad a un mundo nuevo se hundan en un naufragio donde solo sobrenadan las aspiraciones de aquellos individuos mas fuertes y mas crueles. Creemos que este es el verdadero mensaje de la obra de Hogarth.-

 (1) G. Orwell “1984”

Bibliografìa:

Eco, Umberto: “Storia della bruttezza” Bompiani, 2007.-

Ruggiero, Vincenzo: “I crimini dell’ economia” Feltrinelli, 2010.-

Enciclopedia Italiana Treccani: http://www.treccani.it/

main-stream.it

para atreverse a cambiar el mundo

Proyecto Frankenstein

para atreverse a cambiar el mundo

Espacio de Arpon Files

para atreverse a cambiar el mundo

A %d blogueros les gusta esto: