El unico modo

para atreverse a cambiar el mundo

Archivos por Etiqueta: periodo del Terror

SOBRE EL PODER (2a NOTA)

 (Retomamos el análisis de “El Gatopardo”   hipotizando que esta novela, como otras obras de arte, contenga un discurso velado sobre el poder.  Esto es, se preste a ser leída solo como una historia mas o, con una clave de interpretación distinta, encierre un discurso especifico y elaborado sobre el dominio. También es este, a nuestro juicio, entre otros valores literarios que la obra posee, el motivo principal del interés que ejerce sobre el lector que se interna en la trama de la novela.)

stemma2

LA INIQUIDAD DEL PODER EN

“EL GATOPARDO”

En nuestra nota anterior habíamos dejado al Príncipe de Salina reflexionando sobre por qué motivo se puede morir o, dicho en nuestra clave de lectura de la novela, por qué motivo los súbditos pueden aceptar voluntariamente ir al probable encuentro con la muerte. Y en esto nuestro protagonista es bien claro: por una idea. Y esta idea forma parte de un sistema de ideas con un efecto moral, es decir, valores. Hoy, a este sistema funcionante de ideas lo llamaríamos: ideología.
Esto es, se acepta ir a la muerte por una ideología que, en el fondo, no es otra cosa que un conjunto de creencias, un acto de fe, en dicha ideología y en sus representantes o símbolos.  Pero la única garantía para que todo esto funcione es que los que están en el vértice sean coherentes con el sistema, logren contener a la base, y ejerzan el liderazgo, sobre todo moral, del mismo.
Veamos un ejemplo para entender como funciona:
1789:  En Francia, tanto el monarca, Luis XVI, como el clero y la nobleza,estamentos sociales de antiguo origen feudal, habían perdido todo su ascendiente sobre la población del campo y la ciudad. Eran acusados de relajación de las costumbres, de enriquecimiento desmedido a costillas del pueblo, de corrupción, de vicios, de inepcia y de frivolidad. (1)
Libertad guiando al pueblo  Cuadro de Delacroix

Libertad guiando al pueblo
Cuadro de Delacroix

Los ciudadanos de París y  de otras partes de Francia se movilizaron estimulados por el hambre pero “orientados” por los principios de “Libertad, Igualdad, Fraternidad” que se habían ido difundiendo en los años anteriores por obra de intelectuales iluministas de espíritu burgués.  Inicia la gloriosa revolución francesa que inmediatamente obtiene la adhesión masiva de la población.
Cuando será declarada la “patria en peligro”, (1792) todavía muchos partirán voluntarios a enrolarse en los ejércitos revolucionarios por la república y contra la monarquía. Estas ideas contagiarán rápidamente muchísimas otras personas de idénticas aspiraciones en el resto de Europa.
Todavía el proceso nunca es unívoco porque se enfrentan poderes opuestos que generan ideologías opuestas y procesos asociativos a otros disociativos que conducen inexorablemente “al matadero de la historia” (2)
Hacia 1793,la revolución entra en un periodo confusionista y es acosada por todas las potencias enemigas y por la contrarrevolución interna. Nace el periodo del terror, una época de inseguridad donde todo poder se hace inestable,efímero y sanguinario. Las levas se vuelven forzosas y el pueblo, desorientado, vuelve a su antigua costumbre de ser dirigido;  comienza a reclamar un líder, una mano fuerte que imponga orden y seguridad. Asì surgen las propuestas de distintos militares entre los que finalmente emergerá  el joven general Bonaparte.
Bouchot_-_Le_general_Bonaparte_au_Conseil_des_Cinq-Cents

Golpe de Estado del 18 Brumario
Cuadro de Bouchot (detalle)

El golpe de Estado sobrevendrá  el 18 Brumario (9/Nov./1799)con el que la revolución desembocó en el régimen de Napoleón Bonaparte que impuso paulatinamente su dictadura personal en representación de la burguesía al resto de los franceses.  De este modo, el consenso original del ciudadano Bonaparte comenzó –al inicio imperceptiblemente- a decaer.
Todavía sus soldados lo considerarán siempre un compañero de fatigas y peligros indefectiblemente a la cabeza de sus tropas –como otrora Julio César al mando de sus legiones-.
Pero Bonaparte, con sus guerras ofensivas puso de manifiesto sus deseos imperialistas y se enajenó las simpatías de los ciudadanos de toda Europa, encendiendo idearios nacionalistas contrapuestos a los de fraternidad originales.
Finalmente, con su coronación como Emperador de los franceses en “Notre Dame” de París,en una ceremonia que secretó al público (2/12/1804); y como Rey de Italia en Milán (18 de Mayo de 1805) donde ciñó la “Corona de Hierro”(3) ; ambas con la presencia y la bendición  del Papa Pío VII, terminó de reconciliarse con el clero, el papado, y en parte con la nobleza,restableciendo parcialmente el “Antiguo Régimen”.
Coronacion de Napoleon en Notre Dame Cuadro de David (detalle)

Coronación de Napoleón en Notre Dame
Cuadro de David (detalle)

Desde este momento, definitivamente abortadas las ideas de igualdad social, de libertad política y religiosa y de fraternidad universal, el favor de la opinión pública comenzará a abandonar cada vez mas precipitadamente a Napoleón y a su Imperio.
En menos de 10 años, las batallas de Leipzig (1813) y,conclusivamente, Waterloo (1815) terminaron de sancionar el aislamiento y la impopularidad del militar francés aunque no de las ideas nacionalistas y republicanas y del nuevo ordenamiento jurídico del Código Civil napoleónico que serán, en parte a pesar suyo, su verdadero legado.
Caído Napoleón, los conservadores, ilusionados de haber vuelto hacia atrás el reloj de la historia, se adelantarán a restaurar el “Anciano Régimen” y el poder absoluto del rey; pero las revoluciones de 1830 y 1848 proclamarán la victoria y la consolidación definitiva del sistema republicano liberal democrático burgués.
Nota: Como el lector habrá ya advertido, el esquema de esta historia apenas esbozada, continuará a repetirse, una y otra vez,  por entero o por partes, en muchísimos otros episodios de nuestra historia contemporánea.
(1) Todavía hoy se recuerda en Francia la anécdota según la cual cuando un servidor vino a comunicar a la reina, Maria Antonieta, que el pueblo reclamaba que no tenia pan; ésta, con cínica frivolidad le respondió: _ Entonces que compren “croissants” (medias lunas).
(2)    Hegel, Georg Wilhelm Friedrich (1770-1831)
Lineamenti di filosofia della storia:Introduzione generale, II,2a
(3)    La “Corona de Hierro”, conservada en la Catedral de Monza (Italia) es un antiquísimo símbolo del pacto –en efecto de hierro- que une indisolublemente el poder temporal (político-militar)con el poder espiritual (iglesia y papado). Según la leyenda fue forjada con uno de los clavos de cristo y se remontaría a cuando el 800px-Iron_Crownemperador Constantino adoptó la religión católica como fe oficial del Imperio Romano.Entre otras cabezas ilustres la ciñeron Teodorico el grande, Carlomagno,Carlos V, Francisco I y Napoleón. Todavía hoy simboliza al sacro imperio romano germánico, es decir al papado, Alemania e Italia, el trípode fundante de la actual Unión Europea, la versión moderna de aquel imperio.
continuará…..
main-stream.it

para atreverse a cambiar el mundo

Proyecto Frankenstein

para atreverse a cambiar el mundo

Espacio de Arpon Files

para atreverse a cambiar el mundo

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 78 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: